Colombia.- Uribe busca la reelección con todas las encuestas a su favor

Actualizado 28/05/2006 10:52:00 CET

BOGOTÁ, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El candidato presidente Alvaro Uribe Vélez nació en la ciudad de Medellín en 1952. Licenciado por la Universidad de Antioquia, se especializó en Administración y Gerencia por la Universidad norteamericana de Harvard. Entre 1998 y 1999 fue profesor asociado de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, gracias a la Beca Simón Bolívar del Consejo Británico.

Uribe comenzó su vida pública a temprana edad, ya que en 1976 fue nombrado jefe de Bienes de las Empresas Públicas de Medellín, mientras que, entre 1977 y 1978, fue secretario general del Ministerio de Trabajo, y dos años después accedió al cargo de director de la Aeronáutica Civil.

En 1982, fue elegido alcalde de Medellín, y entre 1984 y 1986 ejerció como concejal de esta ciudad. Tras este periodo, ascendió hasta ocupar un lugar en el Senado durante dos legislaturas, hasta 1990, lo que le aportó las distinciones de 'Senador Estrella', 'Senador de Mejores Iniciativas' y 'Mejor Senador'.

Cinco años después accedió al cargo de gobernador del departamento de Antioquia para el periodo 1995-1997, y en las últimas elecciones generales fue elegido presidente del país con el 53 por ciento de los votos, convirtiéndose en el primer mandatario en ganar los comicios en primera vuelta desde que se instauró esta medida en la Constitución de 1991.

Durante sus años de Gobierno, Uribe ha mantenido un margen de popularidad por encima del 70 por ciento, con iguales márgenes de aprobación de su gestión, debido fundamentalmente a su política de seguridad, según las encuestas.

CONFLICTO CON GRUPOS ARMADOS

En este sentido, sentó las bases sobre las condiciones que deben cumplir los grupos ilegales para negociar con el Estado, condiciones que han sido rechazadas por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tímidamente seguidas por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y asumidas por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), con lo que ha abierto la puerta para el proceso de desmovilización de paramilitares en Colombia.

Otra de las políticas impulsadas desde la campaña consistía en la disminución de los gastos del Estado. Uribe había prometido disminuir el Congreso, fusionar ministerios y reducir las pensiones de los funcionarios públicos.

Al asumir su mandato, mantuvo al recién electo Congreso como base para implementar sus reformas; fusionó los ministerios de Justicia y Gobierno en uno; Salud y Trabajo, ahora Ministerio de Protección Social; y los ministerios de Desarrollo y Medio Ambiente.

Además, el presidente liquidó empresas estatales como Telecom e Inravisión para crear otros entes más dinámicos y con menores pasivos pensionales.

REFERÉNDUM

Para cumplir algunas de las promesas de campaña, Uribe promovió un referéndum en el que incluía puntos como la muerte política de quienes defrauden al Estado, la eliminación de los órganos controladores de gastos públicos, y reformas en la elección y conformación del Congreso, asambleas y concejos.

Debido a la situación fiscal del país anunciada a principios de la legislatura, el referéndum incluyó algunos puntos de carácter económico.

Esta consulta popular, celebrada en octubre de 2003, un día antes de las elecciones regionales, aprobó convocar el número mínimo de votos válidos (el 25 por ciento del censo electoral publicado) en todos los puntos salvo el primero (muerte política), el cual obtuvo más de un 90 por ciento de votos por el "Sí".

Durante el año 2004, el Ejecutivo colombiano impulsó una reforma constitucional para permitir la reelección inmediata del presidente. El proyecto pasó las ocho vueltas necesarias en el Congreso para una reforma constitucional y está pendiente de que el Tribunal Constitucional falle sobre posibles defectos de forma.

Álvaro Uribe ha sido un presidente muy controvertido. Si bien ha gozado de una popularidad cercana o superior al 70 por ciento, según los sondeos, también ha recibido críticas dentro de la misma clase dirigente colombiana, del periodismo, de la izquierda legal y de sectores partidarios de las FARC, así como dentro y fuera del país.