Publicado 22/02/2021 17:30CET

Colombia.- Uribe cuestiona de nuevo a la JEP y carga contra HRW por dar pábulo a los 6.400 'falsos positivos'

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe.
El expresidente de Colombia Álvaro Uribe. - SEBASTIAN BARROS SALAMANCA / ZUMA PRESS / CONTACTO

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe (2002-2010) ha vuelto este lunes a cuestionar las cifras de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en relación al número de 'falsos positivos' con motivo de las recientes declaraciones de la ONG Human Right Watch (HRW) y ha pedido "pruebas" de las más de 6.400 víctimas ejecutadas extrajudicialmente por las Fuerzas Armadas.

"Estoy esperando los supuestos falsos positivos de La Escombrera", ha dicho Uribe en referencia a la que es considerada como la fosa común más grande de América Latina, situada en Medellín, y en la que habrían sido arrojados los cuerpos sin vida de unas 300 personas durante una ofensiva del Gobierno de Uribe contra las guerrillas.

"Pido que presenten pruebas de cada uno de los 6.000 casos de 'falsos positivos'", ha demandado Uribe durante una entrevista para Caracol Radio, después de que el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, pasara también por los micrófonos de la emisora y aplaudiera la revisión de las cifras por parte de la JEP.

Vivanco ha criticado que las políticas de seguridad de aquellos años hubieran no solo permitido tales crímenes, sino que se premiara a aquellos militares que los cometían con "ascensos, vacaciones, promociones e incluso dinero".

"Esas cifras demuestran que la política de seguridad democrática promovida durante el Gobierno de Uribe, en la práctica, se tradujo en unas bajas que constituyeron asesinatos a sangre fría de civiles inocentes, la mayoría campesinos pobres, a los que engañaban con promesas de puestos de trabajo", ha dicho Vivanco.

"Los trasladaban a un sitio despoblado y allí simulaban un enfrentamiento, los disfrazaban como si fueran guerrilleros, montaban una escena del crimen y aquellos que participaban lograban ascensos, promociones, vacaciones, e incluso dinero. Es uno de los crímenes más graves cometidos durante el Gobierno de Uribe. No hay un ejemplo similar en el mundo", ha enfatizado.

Sin embargo, las palabras de Vivanco no han sentado nada bien a Uribe, bajo cuyo gobierno se registró un aumento de estas prácticas, quien ha criticado al director de HRW por su "sesgo ideológico" y de ser militante de Comunes, el partido surgido tras la disolución de las FARC.

Uribe ha vuelto a mostrar sus discrepancias con la JEP, a cuya creación, ha subrayado de nuevo, se opusieron desde su partido Centro Democrático, ya que consideraban que había sido "impuesta" por la disuelta guerrilla de las FARC, la cual "no debe juzgar a las Fuerzas Armadas".

"Hay una discrepancia de cifras. Yo siempre he asumido responsabilidades, pero no han presentado las pruebas, cómo voy a decir que ese informe de la JEP es verdad", ha dicho.

La semana pasada la JEP cifró en hasta 6.402 los 'falsos positivos' --asesinatos de civiles por parte del Ejército para hacerles pasar por guerrilleros-- ocurridos en Colombia desde 1988, un recuento que supera los 2.248 que había asegurado la Fiscalía que se habían producido. La mayoría de estas ejecuciones extrajudiciales se realizaron durante los primeros seis años de Uribe en Casa Nariño.