Actualizado 26/03/2010 18:14 CET

Colombia/Venezuela.- Chávez confía en que el sucesor de Uribe tenga "capacidad de estadista" y "respete la soberanía"

QUITO, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, subrayó este viernes que mantendrá congeladas las relaciones con Colombia a la espera de las elecciones presidenciales del próximo 30 de mayo, al tiempo que mostró su deseo de que el sucesor del mandatario colombiano, Álvaro Uribe, tenga "capacidad de estadista" y "respete la soberanía".

En declaraciones esta madrugada a su llegada a Quito, Chávez indicó que ha decidido "congelar" el restablecimiento de los contactos con Bogotá a la espera de "ver qué actitud" adopta el vencedor de los próximos comicios. En este sentido, denunció las "permanentes agresiones" de las que Venezuela ha sido víctima.

"Esperamos un gobierno que recupere la brújula, que respete el Derecho internacional y que deseche la tesis que inventó (el ex presidente de Estados Unidos, George W.) Bush del ataque preventivo", añadió Chávez, quien ha criticado en los últimos meses tanto a Bogotá como a Washington por el acuerdo de cooperación militar firmado entre ambas administraciones. El presidente de Venezuela pidió a su futuro homólogo colombiano "que respete y será respetado".

Chávez aterrizó en Quito en torno a las 1:40 horas (7:40 hora peninsular en España), para comenzar una visita en la que planea analizar junto al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, la evolución de unos 40 convenios bilaterales. A su llegada, Chávez fue recibido por el ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, y su par venezolano, Nicolás Maduro, que había llegado un día antes para iniciar los debates.

Correa y Chávez evalúan cada tres meses el avance de los acuerdos de cooperación suscritos a partir de enero de 2007 y que contemplan proyectos en los sectores energético, comercial, industrial, de seguridad, de defensa y en materia educativa.

"LA OEA ES UN CADÁVER"

Por otra parte, Chávez también aprovechó sus primeras declaraciones a la prensa en suelo ecuatoriano para reiterar sus críticas contra la Organización de Estados Americanos (OEA), a la que pertenecen, entre otros países, Estados Unidos y Canadá.

A su juicio, "la OEA es como un cadáver que habrá que sepultar", y defendió la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe como organismo alternativo y ajeno a Washington. Esta última asociación fue proyectada en la última cumbre del Grupo de Río, celebrada en Cancún, y tiene previsto constituirse en julio del próximo año.

Para Chávez, la OEA "es un cadáver insepulto y un signo del imperio que se va", ya que, según denunció, apoyó el golpe de Estado de Venezuela ocurrido en abril de 2002.