Actualizado 02/10/2012 13:33:03 +00:00 CET

Colombia.- El vicepresidente Garzón, con problemas de salud, reemplazaría a Santos en caso de ausencia

El presidente ya ha asegurado que no se ausentará pese a que va a ser intervenido por un tumor en la próstata

BOGOTÁ, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, que en los últimos meses ha atravesado problemas de salud que han afectado a su motricidad, sería la persona que reemplazaría en el cargo al presidente, Juan Manuel Santos, en caso de que éste debiera abandonar temporalmente su puesto debido al cáncer de próstata que le ha sido diagnosticado.

Así lo estipula la Constitución colombiana en su artículo 194, si bien al anunciar que la próxima semana será intervenido de un tumor, Santos ha asegurado que no necesitará una licencia temporal por enfermedad puesto que la operación será con anestesia local y no perderá en ningún momento la consciencia. "Voy a permanecer en la clínica durante unos días con algunas limitaciones físicas pero seguiré ejerciendo en todo momento mis funciones como Presidente de la República", ha puntualizado.

Nada más conocer la noticia, Garzón no ha dudado en trasladar todo su apoyo al presidente y le deseó una pronta recuperación "porque el país y el pueblo de Colombia hoy más que nunca lo necesitan". El vicepresidente, al que en junio se le diagnosticó un problema cerebrovascular y que ha visto reducida su motricidad, había manifestado la semana pasada que estaba capacitado para ejercer el cargo de Santos en caso de que éste se viera impedido.

Según explicó en una entrevista radiofónica, Garzón continúa asistiendo diariamente a terapia en una clínica para recuperar su capacidad motriz, pero aseguró que está mentalmente lúcido para reemplazar al presidente. "Yo en este momento estoy mentalmente lúcido, y si mañana llegara a faltar, yo lo puedo reemplazar, no tengo la capacidad de moverme, pero soy consciente de que tengo una limitación de motricidad (...) No estoy discapacitado por vida y me estoy recuperando mentalmente, soy una persona sana", explicó.

En el caso de que Santos finalmente tuviera que pedir una licencia de su cargo, explican los expertos consultados por el diario colombiano 'El País', el vicepresidente tomaría posesión de la jefatura del Estado y lo haría con todos los honores por el tiempo que dure la ausencia del mandatario. En estas circunstancias, el propio Santos debería pedir al Senado que le conceda la autorización para apartarse del cargo. Si llegado el caso, el vicepresidente no pudiera ejercer la presidencia, sería el ministro del Interior el que le relevaría.