Colombia-Víctimas y activistas recuerdan la masacre de 8 personas en una aldea frente a la Embajada colombiana en Madrid

Actualizado 21/02/2006 23:07:30 CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Miembros de la comunidad de paz colombiana de San José de Apartadó (provincia de Antioquia) y activistas de varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos se concentraron esta tarde, desafiando al intenso frío que recorre la península en estos días, ante la Embajada de Colombia en Madrid para recordar la masacre del pasado 21 de febrero en esta pequeña localidad rural, en la que ocho personas, entre ellas tres menores de edad, fueron asesinadas a manos del Ejército, así como para pedir que crímenes de este tipo, que suceden con cierta frecuencia en tierras colombianas, no queden impunes.

Así lo manifestó la representante de la comunidad, Brígida Gonzales, quien señaló a Europa Press su deseo de recordar a todas las víctimas que se han producido en esta comunidad, que ya contabilizan 175, entre ellas sus dos hijas. "A pesar de todo nuestra comunidad mantiene la esperanza", aseguró Gonzales, "porque la solidaridad internacional nos da mucha fuerza", puntualizó. Hoy se celebra la II Jornada Internacional de Solidaridad con la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, con motivo de la que se han organizado actos en varios puntos del mundo, entre ellos Auckland, Sidney, Quito, Roma, Londres, Dublín, Berlín, Lisboa y Buenos Aires.

Asimismo, Gonzales pidió "a todos los Gobiernos" que no contribuyan a "alimentar la guerra" en Colombia, para lo que sería necesario que "retiren el apoyo a Uribe". "Queremos que recorten la ayuda a Colombia porque no está siendo destinada a la sociedad civil, sino a pagar matones", aseguró. La colombiana aseguró que la ley Justicia y Paz promovida por el Gobierno de Uribe para promover el desarme y reincorporación a la sociedad de los integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia sólo constituye "la legalización del paramilitarismo".

"SAN JOSÉ MUERE DE PIE"

"No sentimos miedo", aseguró Gonzales, "San José muere de pie, nunca de rodillas", finalizó, tras lo que recibió los aplausos de unas 150 personas, según los organizadores, que se concentraron frente a la Embajada con fotografías de los asesinados, entre ellos el líder de la comunidad y mediador ante el Gobierno, hace ya un año y pancartas en las que pedían el fin de la impunidad para los culpables de la masacre.

en este sentido, el representante de la asociación Acompaz, uno de los grupos organizadores de la protesta, Gonzalo Franco, explicó a Europa Press que en San José han perdido la vida en actos violentos 175 personas, 23 de ellas a manos de las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC) y el resto en intervenciones del Ejército o grupos paramilitares. Asimismo pidió al Gobierno español que "haga más de lo que hace" para contribuir al fin de esta impunidad absoluta".

A esto mismo se refirió la representante de Amnistía Internacional (AI), María del Pozo, quién consideró "lamentable" el apoyo financiero y político que "tanto el Gobierno español actual como el anterior Ejecutivo" han brindado a las políticas de Uribe. Una ley como Paz y Justicia, "sobre la que ni siquiera se ha pronunciado aún el Tribunal Constitucional colombiano, sólo conlleva impunidad", recalcó.

Asimismo, del Pozo condenó la "criminalización que el Gobierno de Uribe hace de los defensores de Derechos Humanos" y reiteró el derecho de la población civil "a permanecer al margen del conflicto armado". La representante de AI consideró además que la ley Justicia y Paz es una "operación de maquillaje" de Uribe y recordó que la masacre de San José de Apartadó es "un ejemplo de la enorme impunidad que existe en Colombia". Por los más de 170 asesinados en este lugar, "sólo han sido detenidas hasta el momento dos personas", apuntó.

Los activistas quisieron además recordar a las ocho víctimas del pasado 21 de febrero pintando una piedra con cada uno de sus nombres. "En la comunidad tenemos un monumento en memoria de los mártires que está constituido por una piedra con cada uno de los nombres", explicó Brígida Gonzales. A las fotografías, las piedras y las consignas, acompañaron también algunas velas y el canto del himno de la comunidad de San José de Apartadó.