Comienza la XXVI Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado donde se marcarán los objetivos de la humanidad para 2030

Cumbre Iberoamericana 2018
TWITTER / @GUATEMALAGOB
Actualizado 16/11/2018 18:21:10 CET

   ANTIGUA (GUATEMALA), 16 Nov. (Notimérica) -

   El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, dio este jueves por la noche la bienvenida a los 17 jefes de Estado y de Gobierno, así como al rey Felipe VI de España, vicepresidentes y primeras damas que asisten a la XXVI Cumbre Iberoamericana en Antigua Guatemala, con las destacadas ausencias de los presidentes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

   "Para mi es un verdadero placer darles la bienvenida a esta mágica ciudad de Antigua Guatemala, esta noche es especial y deseamos que su estadía en Guatemala sea acogedora y queden invitados a regresar", señaló Morales en un breve discurso previo a la cena ofrecida a las delegaciones según informó la agencia 'Sputnik'.

   Tras recordar que el lema del foro es "Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible", Morales señaló que ahora corresponde "trabajar en pos de esos ideales".

   Este viernes, los mandatarios asistentes a la cumbre tendrán dos sesiones de trabajo en las que aprobarán la declaración final. Esta Cumbre plantea 17 objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

   La celebración de esta Cumbre es importante por tres motivos: primero, porque es una oportunidad única de que los jefes de Gobierno de América Latina se vean y hablen entre sí, con la compañía de España y Portugal. Segundo, porque van a fijar una hoja de ruta común hacia los grandes objetivos de la humanidad para 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Y tercero, porque van a mejorar su propia integración latinoamericana y sus relaciones con Europa.

OTRAS BAJAS

   El bloque 'bolivariano' ha quedado representado únicamente por el presidente boliviano, Evo Morales, aunque previsiblemente Nicaragua y Venezuela contarán también con el apoyo del salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, si los el debate se amplía a la situación en ambos países.

   En el otro polo político, también hay ausencias destacadas. Así, los presidentes de Argentina y Colombia, Mauricio Macri e Iván Duque, respectivamente, han optado por enviar a sus vicepresidentas. El mandatario chileno, Sebastián Piñera, tampoco ha acudido.

   Al margen de Venezuela y Nicaragua, los presidentes, que pueden abordar los temas que deseen, podrían debatir la cuestión migratoria en relación con la caravana centroamericana que avanza hacia Estados Unidos.

   Las Cumbres Iberoamericanas a nivel de mandatarios no tienen agenda política. Las sesiones plenarias tienen un formato abierto que les permite tratar las cuestiones que deseen e incluso interpelarse entablando un diálogo.