Publicado 05/11/2015 21:03CET

Comisión que investiga al hijo de Lula rechaza llamarlo a declarar

   BRASILIA, 5 Nov. (Notimérica) -

   Diez días después de que la Policía Federal de Brasil allanara la empresa LTF, de propiedad del hijo del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, Luís Claudio, la comisión que lo investiga en el Consejo Administrativo de Recursos Fiscales ha rechazado este jueves por unanimidad convocarle a declarar.

   Además, los senadores que conforman la comisión también han rechazado convocar a los exministros Gilberto Carvalho y Erenice Guerra. La comisión fue creada el pasado mes de mayo para investigar un esquema de fraude que operaba dentro del consejo y que supuestamente vendía decisiones favorables a las empresas dispuestas a pagar sobornos, en el marco de la Operación Zelotes.

   Aunque el presidente de la comisión, el senador Ataídes Oliveira, había solicitado que Luis Claudio prestase declaración, la comisión de mayoría oficialista ha acabado frenando la convocatoria para el hijo del expresidente.

   El pasado 26 de octubre, la Policía Federal requisó los documentos de la empresa de Luis Cláudio como parte de la Operación Zelotes, ya que sospechaban que empresas del sector automovilístico habían utilizado la empresa Marcondes y Mautoni para pagar a Luis Claudio en aras de conseguir medidas favorables para ellas durante el Gobierno de Lula.

   Mauro Marcondes, socio de Marcondes y Mautoni (M&M), fue detenido la semana pasada. Antes, había confirmado que su empresa había firmado el año pasado un contrato de 2,4 millones de reales (633.000 dólares) con la empresa LFT Marketing Deportivo, aunque se justificó diciendo que el dinero era para un proyecto de autobús que circularía por Brasil durante la Copa del Mundo.

   Después de la votación unánime contra la convocatoria de Luis Cláudio, el presidente de la comisión ironizó: "Bueno, sois todos oficialistas, no?", según 'Folha de São Paulo'.

   Los senadores también han rechazado la eliminación del secreto bancario y fiscal de las empresas de Luís Claudio y de la exministra Erenice Guerra, una petición que había realizado Hacienda.