Publicado 12/07/2021 13:21CET

Una comisión pide una reforma en la Policía de Hesse tras varios escándalos vinculados a la extrema derecha en Alemania

Archivo - Policía en Baviera, Alemania
Archivo - Policía en Baviera, Alemania - Lino Mirgeler/dpa - Archivo

WIESBADEN (ALEMANIA), 12 Jul. (DPA/EP) -

Una comisión de expertos independientes de Alemania ha reclamado este lunes una reforma inmediata de la Policía del estado federado de Hesse, situado en el centro del país europeo, a causa de una serie de escándalos relacionados con la extrema derecha.

"Se ha llegado a un momento crítico para la policía de Hesse", ha manifestado la presidenta de la comisión, Angelika Nussberger --quien fue vicepresidenta del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH)--, quien ha argüido que el gran número de incidentes protagonizados por las fuerzas de seguridad ha provocado una importante pérdida de confianza entre la población.

Por ello, ha subrayado que es necesario abordar reformas en el cuerpo policial de forma rápida y ha incidido en que "Hesse debe dar ejemplo y demostrar que tiene la ambición de liderar en toda Alemania la lucha contra el extremismo de derechas".

Asimismo, el vicepresidente de la comisión, Jerzy Montag, ha manifestado que el aumento de los vínculos entre miembros de la Policía, las fuerzas especiales y las Fuerzas Armadas y círculos de extrema derecha supone una gran amenaza para la seguridad y la democracia en el país europeo.

"Siguen siendo individuos y minorías organizadas, pero es importante oponer resistencia desde el principio", ha sostenido Montag. La comisión fue creada tras una investigación en torno a una serie de cartas amenazantes en las que, aparentemente, el autor tuvo acceso a información policial interna.

Las autoridades detuvieron en mayo al autor de las misivas, enviadas a más de 130 remitentes, en las que este empleaba como referencia a la Resistencia o Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), un grupo terrorista alemán de extrema derecha descubierto hace diez años.

Esta célula neonazi asesinó a ocho inmigrantes turcos, uno griego y una agente de policía alemana entre los años 2000 y 2007. Beate Zschape, la única superviviente de este grupo, compuesto por tres individuos, fue condenada en julio de 2018 a cadena perpetua.

Por otra parte y de manera paralela, la Fiscalía alemana está investigando diversos grupos de chats policiales con contenido de extrema derecha, lo que ha provocado una profunda preocupación en el seno de las autoridades del país europeo.

Contador