Publicado 01/07/2021 17:57CET

El Comité Europeo de las Regiones pide reducir la burocracia y simplificar el acceso a los fondos para acción climática

   MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Comité Europeo de las Regiones (CDR) acoge con satisfacción el nuevo compromiso del Banco Europeo de Inversiones (BEI) de recaudar la parte de los fondos dedicados a la acción climática para 2025, el desarrollo de la hoja de ruta del Banco del Clima y el sistema de evaluación de riesgos climáticos (CRA) del BEI, pero ha instado a reducir la burocracia y simplificar el acceso a dichos fondos.

   El CDR ha adoptado sus propuestas sobre adaptación climática en el dictamen 'Forjar una Europa resiliente al clima: la nueva estrategia de la UE sobre adaptación al cambio climático', que se ha expuesto este jueves en una sesión plenaria.

   Durante su presentación en la sesión plenaria del CDR, Markku Markkula, presidente del consejo municipal de Espoo y presidente de la región de Helsinki, ha instado a "empezar por reducir la burocracia y simplificar el acceso a la financiación de la UE".

   "También necesitamos mayor ambición para fomentar medidas precursoras, innovaciones sociales e incentivos sólidos basados en el mercado para implementar nuevas tecnologías de reducción de CO2. Los municipios y las regiones deben elaborar sus propios planes de acción Green Deal Going Local, en estrecha cooperación con el mundo académico, los institutos de investigación y empresas privadas. Para ello, las nuevas soluciones de huella de carbono para productos, sistemas y servicios son cruciales", ha comentado.

   El Comité pide también a la industria europea que inicie e invierta en el desarrollo empresarial de la huella de carbono, como la mejora de la eficiencia energética, la reducción del uso de materiales, la introducción de materias primas respetuosas con el clima, la reducción de la cantidad de residuos, la ampliación de la vida útil de los productos y la mejora de su usabilidad.

   Asimismo, reclama políticas basadas en la demanda, incentivos de mercado, que se tenga en cuenta como criterio de contratación pública la huella de carbono y que se acelere la cooperación con el mundo académico y las empresas para impulsar la innovación a gran escala, los productos, servicios y soluciones sostenibles y basados en la naturaleza.

   A pesar de que se estima que las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) en 2020 caigan un 35% por debajo de los niveles de 1990, el repunte económico tras el COVID-19 podría provocar que las emisiones vuelvan a aumentar. Alrededor del 40% de las ciudades de la UE con más de 150.00 habitantes han adoptado planes de adaptación al clima.

   Markku Markkula, expresidente del CDR, destaca la necesidad de poner fin a las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles, como las exenciones fiscales existentes para el combustible de aeronaves, y de garantizar un sistema eficaz de fijación de precios del CO2 que incluya un mecanismo de ajuste de las fronteras del carbono para eliminar fugas de carbono y proteger a las empresas contra prácticas anticompetitivas.

   El dictamen del CDR pide a los entes locales y regionales que utilicen la contratación pública para acelerar la demanda de productos y servicios innovadores y sostenibles, aplicar soluciones de adaptación basadas en la naturaleza en las zonas urbanas verdes y proteger y restaurar la capacidad de captura de carbono de los bosques.

REDUCIR EMISIONES DE METANO

   Por su parte, Maria Spyraki, miembro del Parlamento Europeo, ha afirmado que "ninguna política de adaptación climática tendrá éxito a menos que tenga en cuenta las necesidades, puntos de vista y experiencia de las regiones y ciudades". "Necesitamos coherencia y coordinación entre las políticas de la UE y la combinación adecuada de mecanismos de mercado, impuestos, medidas de financiación, disposiciones legales y compromisos voluntarios del sector público para atraer inversiones en adaptación climática", ha señalado.

   A su juicio, abordar el cambio climático significa reducir las emisiones de GEI. El metano es un GEI que calienta el planeta 86 veces más que el dióxido de carbono (CO2). Por lo tanto, insta a negociar un acuerdo principal sobre las emisiones de metano en la próxima COP26 en Glasgow, con el fin de establecer un marco regulatorio global del metano en 2021.

EL CDR ANIMA A UTILIZAR COPERNICUS

   Los miembros instan a la Comisión Europea a recomendar encarecidamente a los Estados miembros que involucren a los gobiernos subnacionales en la elaboración de estrategias nacionales de adaptación al clima, que incluyan desgloses regionales y que apoyen el desarrollo de planes regionales y locales de adaptación al clima.

   También proponen ampliar el alcance del Observatorio Europeo del Clima y la Salud en el marco de Climate-ADAPT para incluir también los efectos de la urbanización y el envejecimiento como parte de su misión de recopilar, monitorear y analizar datos, herramientas y experiencia para prevenir los efectos del cambio climático sobre la salud humana.

   Del mismo modo, el Comité pide una rápida implementación de las misiones de Horizonte Europa planificadas, incluidas las dos misiones centradas en el clima ('Una Europa resiliente al clima' y '100 ciudades climáticamente neutrales para 2030'). En este sentido, el Comité subraya su compromiso de cumplir el plan de acción conjunto, firmado en noviembre de 2020 con la comisaria Mariya Gabriel, y está dispuesto a cooperar con el Centro Común de Investigación (CCI) para organizar actividades de investigación y aprendizaje.

   Sobre digitalización, datos y espacio, el CDR destaca la importancia de utilizar sistemas de información preventivos, sistemáticos y completos, como Galileo y Copernicus, para anticipar los riesgos relacionados con el clima, y anima a los entes locales y regionales a utilizar los servicios de cambio climático de Copernicus (C3S).

Contador