La CONAIE niega que vaya a crear un nuevo partido político de cara a las presidenciales de 2021 en Ecuador

Publicado 16/10/2019 23:34:10CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) ha negado este miércoles que vaya a crear un nuevo partido político de cara a las presidenciales que se celebrarán en 2021 en el país y ha dicho que las recientes declaraciones de su presidente, Jaime Vargas, han sido "sacadas de contexto".

Vargas ha señalado en un comunicado que "en ningún momento se refirió a la creación de un nuevo partido político, ya que el brazo electoral de la CONAIE es el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik".

"Se ratifica que el movimiento indígena sí se prepara para participar en las próximas elecciones, con un candidato o candidata que lo represente, pues este ha sido un planteamiento permanente de la organización, sin embargo, esto procederá en base a decisiones colectivas y a través de nuestro glorioso Movimiento Pachakutik", ha agregado.

Así, ha recalcado que "la información que circula tiene origen en una entrevista en medios internacionales respecto al tema, mismos que no conocen a profundidad el funcionamiento del proceso electoral en el movimiento indígena, razón por la cual se descontextualizó dicha información".

En una entrevista concedida el martes a la agencia de noticias rusa Sputnik, Vargas señaló que el movimiento "está pensando en ser una opción política para las elecciones de 2021". "Eso es lo que pide el pueblo, no lo digo yo", agregó.

El líder indígena precisó que la CONAIE quiere crear una "plataforma política" con la que "aglutinar a todos los sectores de centro y de izquierda en términos ideológicos", el mismo caladero de votos de la Alianza PAIS de Moreno.

Vargas se mostró seguro de que en la próxima cita con las urnas "la CONAIE será el partido políticamente más fuerte por todo lo que ha hecho por el pueblo ecuatoriano". "Siento y percibo que posiblemente tengamos un nuevo presidente que sea del movimiento indígena", auguró.

El jefe de la CONAIE confesó que "muchos" le han señalado como "futuro presidente", si bien se mostró prudente. "El pueblo es el que decide. Lo único que he hecho es sostener y apoyar los objetivos de los ciudadanos", declaró.

"NUEVA AGENDA POLÍTICA"

Interrogado sobre Revolución Ciudadana, el partido creado por el ex presidente Rafael Correa tras su ruptura definitiva con Moreno y Alianza PAIS, que también se sitúa en la izquierda, Vargas consideró que está acabado.

"Para nosotros, el 'correísmo' ya no existe. Nosotros queremos construir una nueva agenda política desde nuestros espacios y territorios para aglutinar a todos los sectores sociales y conformar una propuesta única y global", indicó.

Vargas consideró que "la CONAIE se ha ganado la confianza de los ciudadanos", a pesar de que "la gente que vive en la ciudad nada tiene que ver con el movimiento indígena", lo cual "impulsa a procesos políticos".

"Este ha sido el segundo levantamiento más grande de la historia, no solamente de los indígenas, sino de todo Ecuador. La CONAIE ha sido una de las más importantes y ha generado esa conciencia de luchar por el pueblo", destacó.

Preguntado sobre la violencia que se ha desatado en el marco de las protestas indígenas contra el Gobierno, Vargas se comprometió a tomar "mejores decisiones".

CRISIS POLÍTICA

Las protestas, protagonizadas por los indígenas, aunque también ha habido participación de sindicatos y estudiantes, comenzaron el 1 de octubre, cuando Moreno dio a conocer el "paquetazo" de ajustes económicos pactado con el FMI a cambio de una inyección de 4.200 millones de dólares.

Las partes iniciaron el domingo un diálogo, bajo los auspicios de la ONU y la Conferencia Episcopal, en el que el Gobierno se comprometió a dar marcha atrás en su medida más polémica, la eliminación de los subsidios al combustible, y los manifestantes a poner fin a las protestas.

Moreno derogó el decreto 883 el lunes y accedió a negociar con los indígenas los nuevos ajustes económicos, para lo cual debían reunirse este martes, aunque la sesión ha sido pospuesta, según han informado los mediadores, por razones que no han trascendido.

El presidente ecuatoriano ha acusado directamente a su antecesor en el cargo y antiguo aliado, Rafael Correa, así como a sus socios, entre ellos el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de orquestar las protestas para derrocar a su Gobierno en un "golpe de Estado", algo que ambos han negado.

Para leer más