Publicado 15/12/2020 20:34CET

Condé toma posesión para un tercer mandato en Guinea con la promesa de trabajar "al servicio de todos los guineanos"

El presidente de Guinea, Alpha Condé
El presidente de Guinea, Alpha Condé - GETTY IMAGES / SEAN GALLUP-GETTY IMAGES - Archivo

Defiende su victoria en los comicios y dice que el país "ha elegido libremente su camino"

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Guinea, Alpha Condé, ha jurado este martes el cargo para un controvertido mandato con la promesa de trabajar "al servicio de todos los guineanos", en medio de las denuncias de fraude vertidas por la oposición a raíz de las elecciones del 18 de octubre en el país africano.

"Soy el presidente de todos los guineanos", ha dicho durante su toma de posesión, en la que ha destacado que "ninguna persona será olvidada y ningún partido del país será excluido". "Cada guineano tendrá su lugar, es así como juntos podremos superar las dificultades de hoy y abordar los desafíos del mañana", ha agregado.

El presidente ha señalado durante el acto, que ha tenido lugar en el Palacio Mohamed V de la capital, Conakry, que es consciente "del peso de las exigencias y la responsabilidad de las expectativas" de la población del país, según ha informado el portal de noticias Vision Guinée.

En este sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de "un verdadero salto nacional para consolidar el deseo común de una convivencia fundamentada en el interés nacional y el respeto a las instituciones", en medio de la crisis política en la que está sumido el país desde hace meses.

Condé ha lamentado así que la democracia guineana "se ha visto sacudida por las luchas políticas y las tensiones sociales", al tiempo que ha reiterado su apuesta por "consolidar la unidad nacional y la cohesión social" para superar esta crisis.

"Guinea se hará con todos los guineanos", ha reseñado, antes de agregar que "todo el mundo debe respetar la ley y desterrar la violencia de sus palabras y acciones para que el país siga siendo una sociedad de libertad y responsabilidad".

Asimismo, ha defendido su victoria en las polémicas elecciones y ha manifestado que la población "acudió masivamente a las urnas en serenidad y disciplina para elegir a su presidente". "Los guineanos han elegido la democracia y la paz para su país", ha destacado.

"Los guineanos, mujeres y hombres, patriotas y responsables, han dado ante el mundo la muestra de su voluntad de privilegiar el interés nacional", ha destacado Condé, quien ha hecho hincapié en que su toma de posesión "quedará en los anales de la historia".

"Nuestro país ha elegido libremente su camino, la vía de su destino. El pueblo de Guinea sigue fiel a su historia y a su vocación natural de impulsar la igualdad entre los estados y defender también la soberanía de todos los pueblos del mundo", ha dicho. OLVIDAR "UN PASADO QUE DIVIDE"

De esta forma, el presidente guineano ha pedido a la población olvidar "un pasado que divide en favor de un futuro en la unidad y la esperanza". "Este es un deber que incumbirá a cada uno de nosotros", ha señalado Condé durante el acto, en el que han estado presentes varios jefes de Estado africanos.

Por otra parte, ha prometido "luchar con firmeza contra la corrupción, que gangrena el desarrollo del país" y "trabajar a favor de los más vulnerables". "Eso quiere decir que los ministros y altos funcionarios deben estar al servicio del pueblo y no al suyo y al de sus familias", ha zanjado, según el portal de noticias Media Guinée.

La ceremonia ha tenido lugar en medio del llamamiento del principal partido opositor, la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFGD), a nuevas protestas contra el presidente coincidiendo con estos actos oficiales.

La UFGD, encabezada por el principal candidato opositor a la Presidencia de Guinea en las elecciones de octubre, Cellou Dalein Diallo, y la Alianza Nacional para la Alternancia y la Democracia (ANAD) --que respaldó su candidatura-- han rechazado la victoria de Condé y han denunciado un fraude en los comicios.

Por ello, han convocado diversas protestas desde las presidenciales y han denunciado la muerte de decenas de personas a manos de las fuerzas de seguridad. Así, el secretario ejecutivo de la UFGD, Kéamou Bogola Haba, defendió el lunes que la oposición no detendrá sus manifestaciones.

"La lucha que llevamos a cabo la vamos a continuar independientemente del tiempo, la represión, el número de prisioneros y de muertos. Si abandonamos esta lucha, significa que la alternancia no tiene sentido", dijo, al tiempo que añadió que Diallo aceptó su derrota en 2010 y 2015 para mantener la paz, si bien igualmente denunció fraude.

"Si seguimos así, se daña la justicia, el derecho al voto, a la alternancia y a la nueva generación. Por eso hemos dicho que no vamos a aceptarlo", manifestó. "Al aceptar los resultados nos habríamos dañado a nosotros mismos. Habríamos dañado la democracia y no tendría sentido celebrar elecciones en Guinea", remachó.

EL FNDC CARGA OTRA VEZ CONTRA CONDÉ

En esta línea, el opositor Frente Nacional para la Defensa de la Constitución (FNDC) ha vuelto a cargar contra Condé y ha denunciado la "opresión" del presidente para "aferrarse al poder". "El Gobierno guineano es consciente de lo impopular de su golpe de Estado constitucional", ha criticado.

Así, ha acusado a las autoridades de "dedicarse desde hace muchas semanas a detener, secuestrar, intimidar y amenazar a las poblaciones" y ha criticado que el Gobierno "haya decretado ilegalmente un festivo pagado el 15 de diciembre en todo el territorio nacional".

"Además de la Policía y la Gendarmería, el Ejército ha sido desplegado en la capital para prohibir toda protesta de la población mártir", ha dicho, antes de afirmar que "el dictador Alpha Condé y su clan intentan imponer un golpe de Estado constitucional a la población".

Por ello, ha reiterado su "decisión inamovible de continuar el noble combate contra la dictadura" y ha desvelado que anunciará próximamente nuevas medidas "para la lucha hasta la salida del poder de Alpha Condé". "Juntos, unidos y solidarios, venceremos", ha remachado.

El FNDC galvanizó a una serie de grupos opuestos a la reforma constitucional aprobada en referéndum en marzo --un proceso boicoteado por la oposición-- debido a que allanaba el camino a una nueva candidatura de Condé, pese a que la Carta Magna limitaba a dos los mandatos en la Presidencia.

LAS DENUNCIAS DE LA OPOSICIÓN

El Tribunal Constitucional de Guinea ratificó el 7 de noviembre la victoria de Condé, quien obtuvo el 59,5 por ciento de los votos, según los resultados oficiales, por el 33,5 por ciento recabado por Diallo, quien se autoproclamó vencedor el 19 de octubre asegurando que contaba con más del 50 por ciento de las papeletas.

Un total de once candidatos presidenciales --todos, a excepción de Condé-- afirmaron a finales de octubre que los resultados anunciados por la comisión electoral "no se correspondían con lo que ha pasado en las urnas" y varios de ellos, incluido el propio Diallo, presentaron recursos al Constitucional.

Los comicios han estado marcados por un repunte de las tensiones por la candidatura de Condé a un tercer mandato, lo que ha provocado protestas desde octubre de 2019 que han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad.

El Ejecutivo cifró el 5 de noviembre en 20 los muertos en incidentes violentos desde que se celebraron los comicios. Condé llegó al poder en 2010 tras décadas como líder opositor bajo la dictadura de Lansana Conté y, para optar a un tercer mandato se procedió a la citada enmienda constitucional aprobada en medio del boicot opositor.