Publicado 05/05/2021 10:01CET

Condenada a dos años de cárcel en Argelia una destacada activista por insultos al presidente y ofensas al islam

Archivo - Manifestación contra el Gobierno de Argelia en la capital, Argel
Archivo - Manifestación contra el Gobierno de Argelia en la capital, Argel - Mohamed Farouk Batiche/dpa - Archivo

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Argelia ha condenado a dos años de cárcel a la destacada activista Amira Buraui, una de las figuras más reconocidas de las protestas antigubernamentales en el país, por ofensas al islam e insultos al presidente, según ha informado el Comité Nacional para la Liberación de los Detenidos (CNLD).

El organismo ha indicado a través de un mensaje en su cuenta en la red social Facebook que Buraui ha sido condenada a dos años de prisión por cada uno de los cargos presentados contra ella, por los que la Fiscalía reclamaba tres y cinco años de cárcel, respectivamente.

Un tribunal de Argelia ha condenado a un año de cárcel a la destacada activista Amira Buraui, una de las figuras visibles de las protestas antigubernamentales del último año, por "insultos al Islam" e "insultos al presidente", entre otros cargos.

La activista, una ginecóloga de 45 años, fue condenada en 2020 a un año de prisión por estos mismos cargos, por "publicaciones que pueden atentar contra la unidad nacional" y por "incitar" a manifestaciones durante el confinamiento impuesto por las autoridades por el coronavirus.

Buraui inició una campaña en 2014 contra la campaña del entonces presidente, Abdelaziz Buteflika, para un nuevo mandato, algo que logró. Posteriormente, fue una de las organizadoras de las movilizaciones contra el presidente cuando anunció en 2019 que volvería a concurrir a las urnas.

Las manifestaciones derivaron en su dimisión en abril de ese año y han continuado para protestar contra los dirigentes del país. El actual presidente, Abdelmayid Tebune, accedió al cargo tras unas presidenciales celebradas en 2019, marcadas por la baja participación.

Naciones Unidas expresó en marzo su "gran preocupación" por el "deterioro" de la situación de los Derechos Humanos en Argelia y el aumento de las detenciones entre manifestantes y activistas prodemocráticos en el país.

Contador