Publicado 17/01/2020 19:01CET

Condenadas cerca de 90 personas a penas de cárcel en Pakistán por las protestas contra la absolución de Asia Bibi

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal antiterrorista de Pakistán ha condenado a cerca de 90 personas, incluidos altos cargos del islamista radical Tehrik-e-Labbaik Pakistan (TLP), por las protestas en 2018 contra la absolución de Asia Bibi, una cristiana sentenciada a muerte por blasfemia.

Entre los condenados están el hermano y un sobrino del líder del TLP, Jadim Husain Rizvi, en una serie de sentencias que implican un total de 4.738 años de cárcel para todos los implicados y una multa de trece millones de rupias (unos 75.780 euros), según el diario local 'The News'.

Rizvi fue detenido junto a su hermano Amir, su sobrino Muhamad Alí y otros 87 miembros del TLP en noviembre de 2018 por alteración del orden público durante las movilizaciones.

El partido islamista radical convocó protestas y bloqueó las carreteras en las principales calles del país para manifestar su condena a la decisión del Tribunal Supremo de liberar a Asia Bibi, que fue elogiada por organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

El TLP, que tiene en el castigo de la blasfemia uno de sus principales objetivos, advirtió al Supremo de que no debía mostrar "indulgencia" con Bibi. "Si hay un intento de entregarla a otro país, habrá terribles consecuencias", señaló.

Insultar al profeta Mahoma es punible con la muerte en virtud de la legislación paquistaní y las acusaciones de blasfemia provocan reacciones tan graves en la sociedad que en muchos casos es muy difícil defenderse frente a la reacción. Decenas de personas han sido asesinadas tras acusaciones de blasfemia, en ocasiones por turbas.

Bibi, quien en la actualidad reside en Canadá junto a su familia, fue condenada a muerte por hacer presuntamente comentarios despectivos sobre el islam después de que unos vecinos se quejaran de que bebiera agua de su vaso porque no era musulmana.

La mujer siempre negó haber blasfemado y sus representantes defendieron que mantenía una disputa con sus vecinos y que quienes la acusaron entraron en contradicciones.

Por contra, el abogado que representa al demandante reiteró que Bibi utilizó palabras "blasfemas" para hacer referencia al profeta Mahoma. "Estas (palabras) son las mismas que los cristianos suelen usar", dijo.

Su caso generó malestar en los cristianos de todo el mundo y fue una fuente de división en Pakistán, donde dos políticos que mostraron su apoyo a Bibi fueron asesinados, uno de ellos el gobernador de Punyab, Salman Tasir, asesinado por su propio guardaespaldas.