Publicado 27/10/2020 13:47CET

Condenadas cinco personas a penas de cárcel en Etiopía por el ataque con granada en 2018 contra un acto de Abiy Ahmed

Etiopía.- Condenadas cinco personas a penas de cárcel por el ataque con granada
Etiopía.- Condenadas cinco personas a penas de cárcel por el ataque con granada - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Etiopía ha condenado este martes a cinco personas a penas de entre cinco años de cárcel y cadena perpetua por el ataque con granada perpetrado en un acto público en junio de 2018 en el que estaba presente el primer ministro, Abiy Ahmed.

De esta forma, Tilahun Getachew ha sido sentenciado a cadena perpetua, mientras que otros cuatro acusados han recibido penas de entre cinco y 23 años de prisión, tal y como ha recogido la cadena de televisión etíope Fana.

El ataque, que se saldó con dos muertos y cerca de 150 heridos, tuvo lugar durante un acto en la capital, Adís Abeba. La granada estalló cerca del escenario poco después de que Abiy concluyera su discurso ante decenas de miles de partidarios.

Las autoridades afirmaron que el objetivo del mismo era el primer ministro, quien resultó herido y fue escoltado fuera de la zona de peligro.

La Fiscalía imputó a los cinco acusados por "atacar al primer ministro" con el objetivo de "evitar que su administración gobierne el país", al tiempo que indicó que "operaron bajo el nombre del Frente de Liberación Oromo (OLF)" con la intención de "dar la impresión de que Abiy carecía de aceptación entre los oromo".

El OLF, que ha luchado por la autodeterminación del mayor grupo étnico del país, había sido sacado poco antes de la lista de organizaciones terroristas, en el marco de los esfuerzos de promover la reconciliación desde su llegada al poder en el país africano.

Sin embargo, la violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación del primer ministro parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.