Publicado 12/01/2021 20:49CET

Condenado a 19 años de prisión por corrupción uno de los sospechosos del asesinato del periodista eslovaco Jan Kuciak

Manifestación contra el asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak y la corrupción del sistema judicial
Manifestación contra el asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak y la corrupción del sistema judicial - STANISLAV JENIS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Eslovaquia ha condenado este miércoles a 19 años de prisión por corrupción al influyente empresario eslovaco Marian Kocner, sospechoso de estar detrás del asesinato del periodista Jan Kuciak y su prometida, Martina Kusnirova, en febrero de 2018.

Tanto él como Pavol Rusko, exministro de Economía de Eslovaquia, han sido condenados por su presunta implicación en un entramado de corrupción y fraude de millones de euros, según informaciones del diario 'Pravda', que señala que será la primera vez que Kocner es encarcelado por un largo periodo de tiempo.

Los jueces han rechazado así los recursos presentados por ambos contra el veredicto de un tribunal de menor instancia, que también los había condenado. El esquema de corrupción, el mayor llevado ante el poder judicial de Eslovaquia, implicó la falsificación de facturas por un valor de hasta 70 millones de euros a cargo de la cadena de televisión privada Markiza.

Rusko había fundado el canal en 1996 pero vendió todas sus acciones para poder impulsar así su carrera política. Posteriormente, cuando sufrió dificultades financieras, accedió a realizar los pagarés y facturas en beneficio de Kocner, que ha sido sin embargo exonerado de los cargos por el asesinato de Kuciak en septiembre debido a la falta de pruebas.

El periodista había realizado varios artículos que vinculaban a Kocner con varios casos de corrupción. A raíz de esto el caso se consideró una prueba para la independencia del sistema judicial y policial eslovaco, especialmente después de que la investigación mostrara la relación personal y empresarial entre Kocner y diversos funcionarios de seguridad.

Tras su muerte se publicó un artículo que trazaba conexiones entre la mafia italiana y varios funcionarios del Gobierno eslovaco, lo que llevó a numerosas protestas contra la corrupción y la dimisión en bloque del Gobierno. El millonario Kocner, por su parte, ha reiterado que no ordenó ni pagó el asesinato del periodista.

Contador