Publicado 16/04/2021 10:38CET

Condenado a cadena perpetua en Costa de Marfil un antiguo 'señor de la guerra' por la matanza de Duékoué en 2011

Archivo - El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara
Archivo - El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara - picture alliance / dpa - Archivo

Tres condenados a cadena perpetua en Francia por el bombardeo en 2004 en Bouaké

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Costa de Marfil ha condenado a cadena perpetua al antiguo 'señor de la guerra' Amadé Ouérémi por su papel en las matanzas llevadas a cabo en la ciudad de Duékoué (oeste) en marzo de 2011, en el marco de la guerra civil que estalló en el país africano tras las elecciones de 2010.

Ouérémi fue imputado por crímenes de guerra, entre ellos secuestros, violaciones, asesinatos y saqueos, cometidos durante las masacres en dicha ciudad después de que fuera tomada por milicianos favorables al entonces opositor y actual presidente del país, Alassane Ouattara.

Asimismo, el tribunal le ha condenado al pago de 2.000 millones de francos centroafricanos (unos tres millones de euros) en concepto de reparaciones a las víctimas de estos sucesos, que dejaron más de 250 muertos, según el balance oficial. Sin embargo, Naciones Unidas habla de más de 300 víctimas, mientras que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirma que más de 800 fueron asesinadas en un día.

La abogada de Ouérémi, Roselyne Aka Séripka, ha resaltado que "un proceso sesgado no puede dar lugar a otra cosa que no sea una sentencia sesgada", antes de pedir a las autoridades que garanticen la seguridad de su defendido en prisión, según ha informado el diario marfileño 'Fraternité Matin'.

"La verdad sigue oculta, no podemos tener una sentencia muy verídica", ha resaltado, antes de criticar que los militares a los que la defensa llamó a declarar no hayan comparecido. Durante el juicio, Ouérémi dijo depender de un jefe rebelde conocido como 'Coulibaly de Kouibly', quien estaría igualmente bajo órdenes de Losseni Fofana.

Fofana, alias 'Loss', es en la actualidad un coronel del Ejército de Costa de Marfil que, durante un interrogatorio antes de la apertura de Ouérémi aseguró que no había conocido al acusado antes de su arresto en 2013, según ha recogido la emisora Radio France Internationale.

"No es más que responsable en parte. No puede soportar toda la responsabilidad", ha aseverado Aka Séripka, antes de agregar que se pondrá en contacto con Ouérémi para valorar la posibilidad de presentar una apelación contra la sentencia.

La propia abogada ha destacado que "en Duékoué se cometió un genocidio". "¿Puede un hombre cometer genocidio? El genocidio es obra de una multitud de personas. Debemos encontrar a los responsables de la rebelión (favorable a Ouattara) y los patrocinadores (de las matanzas) que se encuentran en las sombras", ha argüido, según el portal de noticias Koaci.

"LLEGAR MÁS LEJOS"

Por su parte, el presidente del colectivo de víctimas de Costa de Marfil, Issiaka Diaby, se ha mostrado satisfecho con la sentencia y ha afirmado que, de esta forma, se ha hecho justicia a las personas que perdieron a sus familiares a manos de Ouérémi y sus milicianos.

Sin embargo, Drissa Bamba, presidente del Movimiento Marfileño de los Derechos Humanos, ha incidido en que "Amadé Ouérémi no es el único responsable" y ha agregao que "hace falta llegar más lejos". "Solo, nunca habría podido cometer tantos actos crueles. Hay que buscar y encontrar a los otros responsables, porque los hay", ha remachado.

La zona occidental de Costa de Marfil fue una de las más afectadas durante la crisis post electoral entre 2010 y 2011, que derivó de la negativa del entonces presidente, Laurent Gbagbo, de reconocer su derrota frente a Ouattara. Los combates se saldaron con la muerte de cerca de 3.000 personas.

En concreto, la toma de Duékoué por parte de las milicias favorables a Ouattara desencadenó la matanza de miembros de la comunidad guéré, mayoritariamente favorable a Gbagbo, a manos de estos grupos, principalmente llegados del norte del país y miembros de otras comunidades del país.

El propio Gbagbo ha sido absuelto por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de los crímenes de guerra que se le imputaron tras el conflicto. Ouattara afirmó la semana pasada que tanto el expresidente como Charles Blé Goudé --cercano a Gbagbo e igualmente absuelto por el tribunal-- "pueden volver al país cuando quieran".

CONDENAS EN FRANCIA

Por otra parte, un tribunal de Francia ha sentenciado en rebeldía a cadena perpetua a un mercenario bielorruso y dos oficiales marfileños por su responsabilidad en la muerte de nueve militares franceses y un trabajador humanitario estadounidense en un bombardeo llevado a cabo contra una base militar francesa en Bouaké en 2004.

Los sentenciados son el bielorruso Yuri Sushkin y los marfileños Ange Gnanduillet y Patrice Ouei, quienes iban a bordo del avión responsables del bombardeo. Ninguno de ellos ha comparecido ante el tribunal ni se encuentra bajo custodia de las autoridades francesas.

El bombardeo, ejecutado por parte de las fuerzas de Gbagbo contra los leales al rebelde Issiaka Ouattara en el marco de la guerra civil en Costa de Marfil (2002-2007), alcanzó una base en la que había desplegados militares de la 'Operación Unicornio', que apoyaba a la Operación de Naciones Unidas en Costa de Marfil (UNOCI).

Pese a que el Gobierno marfileño aseguró que el bombardeo contra las instalaciones había sido un accidente, Francia afirmó que se trataba de un acción deliberada y procedió a la destrucción de la totalidad de la Fuerza Aérea marfileña, lo que desencadenó manifestaciones en el país contra las autoridades de París.

Las protestas derivaron en disturbios y en numerosos incidentes violentos, lo que llevó al Gobierno francés a evacuar a cerca de 5.000 personas del país, mientras que la destrucción de su Fuerza Aérea llevó a Gbagbo a suspender la ofensiva aérea contra los rebeldes.

Contador