Publicado 08/08/2020 10:10CET

Condenados en Venezuela a 20 años de prisión dos exmilitares de EEUU acusados de participar en la 'Operación Gedeón'

Imagen de archivo de la Guardia Nacional Bolivariana.
Imagen de archivo de la Guardia Nacional Bolivariana. - TWITTER @GNBOFICIAL - Archivo

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los antiguos boinas verdes estadounidenses Luke Denman y Airan Berry han sido condenados este sábado a 20 años de prisión por la Justicia venezolana por su implicación en la 'Operación Gedeón', un supuesto plan de la oposición para derrocar a Nicolás Maduro con una intervención militar que habría derivado en una fallida incursión naval el pasado 3 de mayo en La Guaira.

Tal y como ha confirmado el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ambos han sido condenados tras haber "admitido su responsabilidad en los hechos" acontecidos.

"Admitieron haber cometido delitos de conspiración, asociación, tráfico ilícito de armas de guerra y terrorismo", ha manifestado el fiscal en su cuenta de Twitter, donde ha indicado que estos delitos están tipificados en el Código Penal del país caribeño.

Los dos ciudadanos estadounidenses se encontraban bajo arresto domiciliario desde que el ex gobernador norteamericano Bill Richardson viajó a Venezuela a finales de julio para interceder por ellos ante el presidente venezolano. Sin embargo, el diplomático estadounidense no logró su puesta en libertad.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos están rotas desde hace años. Maduro acusa a Washington de intentar lanzar una intervención militar en la nación caribeña para apoderarse de sus recursos naturales y la Administración de Donald Trump tacha al presidente venezolano de "dictador".

Pese a ello, Maduro ha ofrecido reiteradamente a Trump un diálogo basado en el respeto entre estados soberanos, mientras que Estados Unidos ha esbozado un plan para una "transición pacífica hacia la democracia" en Venezuela. De momento, ambas ofertas han sido rechazadas por sus respectivos destinatarios.

OPERACIÓN GEDEÓN

De acuerdo con Maduro, "un grupo de mercenarios y terroristas" entrenados en Colombia con el apoyo de Estados Unidos intentaron entrar la madrugada del 3 de mayo en Venezuela por las costas de Macuto, pero se toparon con las tropas venezolanas. Al menos ocho murieron y más de 30, incluidos dos estadounidenses, fueron detenidos.

La Fiscalía venezolana sostiene que la incursión naval forma parte de la Operación Gedeón, que define como un nuevo intento del autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, para derrocar a Maduro por la vía militar, para lo cual habría firmado un contrato de 212 millones de dólares con Silvercorp.

Juan José Rendón y el diputado Sergio Vergara, dos asesores de Guaidó que reconocieron haber contratado a la empresa estadounidense Silvercorp para lanzar la operación y derrocar al Gobierno de Maduro, presentaron su dimisión.

Guaidó, como Estados Unidos y Colombia, se ha desmarcado por completo de la incursión naval y ha acusado al 'chavismo' de montar una nueva "olla" (montaje) para desviar la atención de los problemas internos, entre los que cuenta la pandemia de coronavirus.