Confirman la candidatura de Lula al Nobel de la Paz

Actualizado 23/02/2019 15:02:13 CET
El expresidente brasileño, Luiz Luiz Inácio Lula da Silva
REUTERS / STRINGER . - Archivo

   BRASILIA, 23 Feb. (Notimérica) -

   El expresdiente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva es uno de los candidatos a hacerse con el premio Nobel de la Paz 2019, que se entregará en Noruega en el mes de octubre.

   "El expresidente Lula es oficialmente candidato al premio Nobel de la Paz. En la primera fase de la campaña, el expresidente consiguió el apoyo de todas las categorías, incluidos los jefes de Estado y los ganadores del premio en otras ediciones", asegura en su cuenta de Twitter la abogada Carol Proner, que es secretaria internacional de la Asociación de Juristas por la Democracia y profesora de la Universidad Federal de Rio de Janeiro.

   La candidatura de Lula fue propuesta en la plataforma Change.org por el también premiado en la misma categoría, el activista argentino Adolfo Pérez Esquivel, y consiguió reunir más de 600.000 firmas de ciudadanos de todo el mundo, entre los que incluso se encontraban exjefes de Estado y premiados en ediciones anteriores.

   Tras presentar las firmas, para que la candidatura fuese apoyada oficialmente era necesaria la aprobación del jurado de la Fundación Nobel, compuesto por investigadores y académicos, entre otros.

   Aunque la fundación no revela los nombres de los candidatos que optan al premio hasta que la fecha de la entrega es inminente, sí se ha podido saber que hay un total de 304 candidaturas, así como que el presidente estadounidense, Donald Trump, está entre los aspirantes al reconocimiento.

   Cuando Esquivel propuso a Lula lo hizo asegurando que "somos muchos los que creen que el Premio Nobel de la Paz a Lula ayudará a fortalecer la esperanza de poder continuar construyendo un nuevo amanecer para dignificar el árbol de la vida", según puede leerse en la web de Change.org.

   Para el activista, el gran mérito de Lula, que actualmente cumple una pena de doce años de prisión por presunto lavado de dinero, es haber sacado de la pobreza a más de treinta millones de brasileños durante los años en los que dirigió el país (2003-2011), así como haber reducido la tasa de desempleo en un cincuenta por ciento, haber implementado diferentes programas de educación y salud públicay haber creado 15 millones de puestos de trabajo.

Para leer más