Actualizado 16/06/2015 7:43:44 +00:00 CET

Congreso chileno endurece la lucha contra el desvío de fondos de empresas a políticos

Michelle Bachelet
Foto: STRINGER . / REUTERS

SANTIAGO, 15 Jun. (Reuters/EP) -

   El Congreso chileno ha anunciado este lunes que tomará medidas severas para combatir los conflictos de interés y el tráfico de influencias derivados de los desvíos de fondos de empresas a campañas electorales, en un 'mea culpa' ante la crisis de confianza que golpea al país.

   Los presidentes del Senado, Patricio Walker, y de la Cámara de Diputados, Marco Núñez, han afirmado este lunes que entregarán el fin de semana un informe marcado por un conjunto de medidas de honradez, en un hecho sin precedentes en el Parlamento, según han afirmado los legisladores.

   "Los anuncios serán cambios radicales, no tibios", ha advertido Walker, del partido oficialista Democracia Cristiana, a la salida de una reunión en el palacio presidencial. Se tratará de cambios "que van a doler para efectivamente tener estándares en materia de ética y transparencia muy altos y aprovechar la crisis de confianza como una oportunidad", ha añadido el presidente del Senado.

   De acuerdo con varias encuestas, el apoyo público al Congreso y el Gobierno está en niveles históricamente bajos por la decepción de la ciudadanía ante los escándalos políticos y financieros que han salido a la luz en los últimos meses.

   La presidenta, Michelle Bachelet, cuyo hijo está en el punto de mira por presunto tráfico de influencias, ha lanzado en las últimas semanas una serie de propuestas anticorrupción, medidas administrativas y ha cambiado incluso el área política de su gabinete ministerial, para dar un giro a su Gobierno en un intento por recuperar la confianza.

   Tras la maniobra de la mandataria, ha llegado el turno de los parlamentarios. Sin embargo, la tarea es compleja pues la Fiscalía se encuentra actualmente investigando al grupo financiero Penta, la minera SQM y la pesquera Corpesca por aportaciones irregulares a campañas de políticos a través de facturas por servicios que en realidad nunca se llegaron a prestar.

   En el próximo informe "nosotros vamos a hacer una autocrítica y un 'mea culpa' institucional a nombre del Congreso", ha afirmado Núñez, el presidente de la Cámara de Diputados, añadiendo que eso debe estar acompañado por la colaboración "de aquellos que hicieron trampa en el financiamiento de sus campañas (senadores o diputados) y están procesados o serán formalizados."