Publicado 19/12/2020 12:57CET

El Congreso de EEUU apura sus opciones para un nuevo paquete de ayuda contra la pandemia en pleno récord de contagios

El líder del Partido Republicano en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell.
El líder del Partido Republicano en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell. - TOM BRENNER - POOL VIA CNP / ZUMA PRESS / CONTACTO

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los líderes demócratas y republicanos del Congreso de EEUU se encaminan a la recta final del nuevo y definitivo plazo límite, la medianoche de este domingo, para acordar un nuevo paquete de ayuda de 900.000 millones de dólares en pleno récord de contagios y fallecidos por la pandemia de coronavirus.

Las dos bancadas han expresado su optimismo a pesar de la ampliación de emergencia de dos días ordenada este viernes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para extender las negociaciones al fin de semana. El paquete, hay que recordar, combina las medidas relacionadas dentro de un programa presupuestario de 1,4 billones de dólares para el año fiscal 2021.

Esto sucede durante los peores días de la pandemia. EEUU ha acumulado durante las últimas semanas los peores datos de casos de toda la crisis y ha sumado en las últimas horas casi 250.000 nuevos positivos y 2.827 muertos, con lo que supera los 17,4 millones de personas contagiadas con 313.660 víctimas mortales.

Volviendo al acuerdo, se espera que incluya fondos para pequeñas empresas, pagos de estímulo para la mayoría de los estadounidenses, beneficios de desempleo complementarios, apoyo para la distribución de vacunas y recursos para la educación, y cuidado de niños y vivienda.

El senador de Dakota del Sur, John Thune, el segundo republicano por importancia de la cámara alta, caracterizó la negociación como parte del proceso normal, pero largo, para redactar una legislación importante. "La gente está ansiosa por hacer esto", ha explicado Thune. "Pero es un trabajo arduo", ha apostillado.

En este sentido, si bien los negociadores han acordado dejar de lado dos disposiciones polémicas, como son la protección de responsabilidades y el reparto de ayuda directa para los gobiernos estatales y locales, al final han acabado por emerger puntos de discordia adicionales, en particular sobre el futuro de los programas de préstamos de emergencia de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) autorizados en la última ronda de estímulos aprobada en marzo.

Esta disposición fue solicitada por el senador Pat Toomey, republicano de Pensilvania, y prohibiría a la Fed reiniciar cinco programas de préstamos de emergencia que vencen a fin de año, o crear otros similares en el futuro. Los demócratas han denunciado que se trata de una maniobra política diseñado para limitar la capacidad de la administración entrante del presidente electo, Joe Biden, para responder a crisis futuras.

Los demócratas de la Cámara de Representantes, la cámara baja del Congreso, tienen prevista una videoconferencia para las 12.00 (hora local), para discutir la respuesta a la pandemia.

Dado que el proyecto de ley de ayuda se adjuntará al gasto regular del Gobierno, tanto la Cámara como el Senado deberán aprobar el paquete combinado a tiempo para que el presidente Trump lo firme antes de la medianoche del domingo. Ahí es cuando expira la última medida de financiación temporal.