Publicado 19/12/2019 06:10CET

El Constitucional de Eslovaquia rechaza prohibir los sondeos electorales en un plazo de 50 días antes de los comicios

PRAGA, 19 Dic. (DPA/EP) -

El Tribunal Constitucional de Eslovaquia ha fallado este miércoles en contra de la prohibición de sondeos sobre la intención de voto en un plazo inferior a 50 días antes de la celebración de elecciones.

La presidenta de la corte, Zuzana Caputova, ha pedido que se emita una orden al respecto tras alertar de que una moratoria de las encuestas restringiría el derecho de la población al acceso a la información, lo que supone un derecho fundamental.

En este sentido, la regulación inicial ha sido restaurada --que impide publicar sondeos 14 días antes de los comicios-- a pesar de que el Parlamento aprobó a finales de octubre una enmienda a la ley electoral que permitía prohibir la difusión de las encuestas hasta 50 días antes.

La medida fue entonces aprobada por 80 votos a favor de un total de 150 escaños. Este miércoles, los opositores del Partido Liberad y Solidaridad (SaS) han aplaudido la decisión del Constitucional. "Hemos sabido durante mucho tiempo cuán absurda e inconstitucional era esta ley", ha aseverado un portavoz de la formación.

El país tiene previsto celebrar elecciones parlamentarias el 29 de febrero de 2020, una cita a la que llegará débil la coalición gobernante, que se arriesga a perder la actual mayoría.

Según los sondeos, el bloque que conforman el socialdemócrata Smer, el nacionalista Partido Nacional Eslovaco (SNS) y el Partido de la Comunidad Húngara podrían no sumar frente a una oposición que tampoco tiene clara una mayoría estable. El auge de la ultraderecha amenaza con complicar también la formación de gobierno.

El debate político en Eslovaquia sigue enturbiado por las consecuencias del asesinato del periodista Jan Kuciak en febrero de 2018. Las investigaciones posteriores han revelado amplias redes de corrupción que implican a todos los gobiernos eslovacos del siglo actual.

Eslovaquia forma parte del Grupo de Visegrado --junto a Hungría, Polonia y República Checa--, aunque en su caso la presencia de los socialdemócratas en el poder le ha mantenido en un rumbo más europeísta que el de los otros tres socios.