COP25.-Sánchez busca un compromiso unánime de la UE con la neutralidad carbónica para liderar contra el cambio climático

Publicado 02/12/2019 14:42:11CET

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pretende impulsar que la UE asuma de forma unánime el compromiso de alcanzar la neutralidad de las emisiones de carbono en 2050 y, además, animar a todos los países a adoptar objetivos más ambiciosos de reducción de emisiones para anunciarlos en la COP que tendrá lugar en 2020 en Glasgow (Reino Unido), han informado fuentes gubernamentales.

La COP25 es una cumbre "puente", porque es en 2020 cuando los Gobiernos tienen que revisar al alza los compromisos de reducción de emisiones anunciados en el Acuerdo de París de 2015 -el acuerdo entra en vigor en 2015_ y se trata de poner presión sobre todo el mundo para que así sea.

En el caso de la UE, casi todos los países se han comprometido individualmente a lograr la neutralidad de carbono en 2050. Polonia, Hungría y República Checa no lo han hecho y el Gobierno español aspira a que el Consejo Europeo de los días 12 y 13 de diciembre adopte un compromiso unánime. Sería, dicen las fuentes consultadas, un mensaje de liderazgo europeo de cara a Glasgow.

Todo ello explica la decisión de Sánchez de organizar la celebración de la COP25 en apenas un mes, cuando el presidente de Chile, Sebastián Piñera, renunció a acogerla por las protestas sociales que sacuden al país. Presionar de cara a Glasgow, remarcar el liderazgo europeo, apostar por el multilateralismo como forma de resolver los problemas globales y, además, ayudar a Chile en un momento de dificultad.

Así, el Gobierno quiere transmitir el doble mensaje del liderazgo europeo en la lucha contra el cambio climático y, a la vez, dejar claro que esta sigue siendo la COP de Iberoamérica, porque España es un país iberoamericano.

El Panel Intergubernamental de la ONU para el Cambio Climático ha advertido de que los compromisos actuales de reducción de emisiones no son suficientes para garantizar que la temperatura del planeta no crece más de 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales (el Acuerdo de París se ha fijado como tope 2 grados). La UE se ha propuesto, para 2030, reducir sus emisiones un 40 por ciento respecto a los niveles de 1990 y ahora está por ver si eleva ese compromiso al 55 por ciento, tal como ha pedido el Parlamento Europeo.

Contador