Publicado 12/07/2021 15:53CET

Corea.- Corea del Norte asegura que la ayuda humanitaria de EEUU es "una herramienta política de subordinación"

Kim Jong Un, lider de Corea del Norte.
Kim Jong Un, lider de Corea del Norte. - -/KCNA/dpa

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Corea del Norte ha defendido que la ayuda humanitaria no "debe abusarse con fines políticos siniestros", especialmente con "las graves dificultados económicas" que enfrenta el mundo tras la pandemia de la COVID-19, tras asegurar que la ayuda de Estados Unidos es "una herramienta política para subordinar política y económicamente a otros países".

En un comunicado publicado en la página del Ministerio de Exteriores del país ha criticado "la verdadera naturaleza de la 'asistencia humanitaria' promocionada por Estados Unidos", de quien ha asegurado que "la sociedad internacional se está burlando" por su mala gestión de la crisis sanitaria del coronavirus y de los problemas sociales, como los delitos relacionados con armas de fuego o la discriminación racial.

En este sentido, Pyongyang ha afeado a Washington que su gestión de la pandemia está "sumiendo a su población en una gran desesperación y agonía", ha destacado en un comunicado, mientras que los problemas sociales están "sumiendo a la sociedad estadounidense en un mayor caos y desorden".

El comunicado, firmado por el investigador principal de la Asociación para la Promoción del Intercambio Económico y Tecnológico Internacional, Kang Hyon Chol, hace referencia a que "un periódico ha expuesto recientemente la naturaleza reaccionaria de la 'ayuda' y la 'asistencia humanitaria'", asegurando que Estados Unidos respalda "la asunción de poder a largo plazo" mientras "presta apoyo a los gobernantes que le obedecen, pero no duda en derrocar al Gobierno si ocurre lo contrario".

Según Corea del Norte, estas afirmaciones se pueden respaldar con las propias leyes estadounidenses, de las que hace un repaso para concluir que "muchos países han sufrido sabores amargos por haber depositado muchas esperanzas" en la ayuda estadounidense.

Entre los países a los que Estados Unidos "cortó" la financiación, Pyongyang ha enumerado a Pakistán, Afganistán, Siria y Camboya, entre otros, que destaca "son solo una pequeña parte de las abundantes evidencias que ponen de manifiesto la verdadera naturaleza" de la ayuda, ha defendido.

Además, ha añadido que "la prensa mundial denuncia ahora la 'ayuda humanitaria' estadounidense, comentando que no es más que una herramienta política para subordinar política y económicamente a otros países", mientras Washington "gana dinero a cambio de su trivial 'ayuda'".

Por último, Corea del Norte ha acusado a Estados Unidos de "utilizar el tema de los Derechos Humanos" como "una cortina de humo para perseguir la injerencia en los asuntos internos de otros países", a través de "presión" ejercida sobre las naciones para "lograr su siniestro esquema político".

Las acusaciones de Corea del Norte de producen en medio de un intento de acercamiento por parte de la Casa Blanca que, no obstante, ha rechazado Pyongyang, que asegura que Estados Unidos ha estado "interpretando mal" las señales de Corea del Norte recientemente.

Contador