Corea.- Corea del Sur pide a EEUU un acuerdo "aceptable" en el reparto de costes del despliegue norteamericano

Publicado 25/10/2019 17:52:15CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Corea del Sur ha tendido la mano a Estados Unidos a la hora de encontrar una "solución mutuamente aceptable" a las negociaciones para costear la actual y polémica presencia de los 28.500 militares norteamericanos destinados en el país a lo largo de este año y los siguientes, después de las manifestaciones antiestadounidenses de las últimas semanas y a menos de dos meses de que expire el actual acuerdo de reparto de gastos.

"Por la parte que nos toca, hemos enfatizado que, como aliados, tenemos que llegar a un acuerdo mutuamente aceptable en una dirección que fortalezca nuestra relación y nuestra política de defensa combinada", según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano recogido por la agencia oficial de noticias del país, Yonhap.

La última renovación del Acuerdo de Medidas Especiales (o SMA, por sus siglas en inglés), el documento que estipula las contribuciones de ambos países, se firmó el pasado mes de marzo tras unas complejas negociaciones en las que Seúl se comprometió a aumentar su contribución financiera a 874 millones de euros, respecto de los 741 millones del acuerdo previo.

Con su aportación, Corea del Sur costea los salarios de los contratistas surcoreanos que trabajan a las órdenes de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea (las USFK), la construcción de instalaciones militares y otras formas de apoyo dentro de un acuerdo que comenzó su andadura en 1991.

Sin embargo, buena parte de la población considera que esta subida es intolerable y ha expresado su disconformidad durante los últimos meses. El viernes pasado, la Policía tuvo que detener a 19 estudiantes después de que algunos de ellos comenzaran a trepar por la Embajada de Estados Unidos en Corea del Sur para protestar contra la presencia militar norteamericana en el país. Los universitarios pertenecían a un grupo autoproclamado como "progresista" y simpatizante del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

Estados Unidos, por su parte, no tiene intención de ceder en sus pretensiones, siguiendo las directrices del presidente norteamericano, Donald Trump a la hora de obligar a sus socios internacionales, comenzando por la OTAN, a aumentar sus cuotas de defensa. "En la defensa común no hay lugar para oportunistas", aseguró este jueves el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, tras la reunión de Hawái. "Solo somos tan fuertes como las inversiones que estamos dispuestos a hacer", añadió.

A pesar de las malas perspectivas que, según fuentes de Yonhap, ofreció el encuentro de Hawái, ambas partes mantendrán una nueva conversación el mes que viene en Seúl, de nuevo encabezada por los máximos negociadores de ambos países en esta cuestión, el surcoreano Jeong Eun Bo y el estadounidense James DeHart.

Para leer más