Publicado 15/10/2021 11:08CET

Corea del Norte reabre una importante ruta marítima en su costa occidental para recibir ayuda humanitaria

Archivo - Kim Jong Un, lider de Corea del Norte.
Archivo - Kim Jong Un, lider de Corea del Norte. - -/KCNA/dpa - Archivo

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades norcoreanas han reabierto una importante ruta marítima en el oeste del país para facilitar la entrada de ayuda humanitaria en plena pandemia de coronavirus, tal y como ha confirmado este viernes un alto cargo de Naciones Unidas.

Las informaciones coinciden con el primer envío de material sanitario por parte del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) desde el puerto chino de Dalián a la ciudad norcoreana de Nampo, en Pyongyang del Sur.

Tal y como ha indicado la oficina de la agencia en Corea del Sur, está previsto que se realicen más envíos de cara al futuro. "La ruta marítima entre Dalián y Nampo se ha abierto", ha confirmado Oren Schlein, jefe de la oficina de UNICEF en Seúl, según informaciones de la agencia de noticias Yonhap.

Corea del Norte ha aumentado los controles fronterizos a raíz de la pandemia de coronavirus y ha cerrado también las rutas marítimas, lo que ha dificultado la entrada de asistencia enviada por grupos humanitarios y las agencias de la ONU.

Marian Yun, asesora del Programa Mundial de Alimentos (PMA), ha indicado que Pyongyang debe levantar estas medidas para poder recibir productos "vitales" para su población y hacer frente a la escasez de alimentos. "Los materiales entregados por el PMA se han agotado este año en Corea del Norte", ha dicho Yun, que ha matizado que "el factor más importante actualmente es si el Gobierno permite o no la entrada de esta ayuda humanitaria".

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que había empezado a enviar material sanitario a Corea del Norte a través de Dalián, lo que aumentaba la posibilidad de que se levantaran algunas medidas de restricción en la zona.

Sin embargo, Pyongyang insiste en que el país no se ha visto afectado por la pandemia y ha rechazado la ayuda internacional por miedo a que los envíos provoquen brotes de COVID-19.