Publicado 28/01/2021 20:44CET

Coronavirus.- Los 27 insisten en el compromiso de coordinar medidas mientras varios anuncian controles en frontera

La frontera de Galicia con Portugal, en O Porriño, Galicia (España), a 5 de diciembre de 2020. Desde las 00.00 horas del viernes 4 de diciembre hasta las 00.00 horas del miércoles 5 de diciembre, Galicia estará cerrada perimetralmente. La Xunta considera
La frontera de Galicia con Portugal, en O Porriño, Galicia (España), a 5 de diciembre de 2020. Desde las 00.00 horas del viernes 4 de diciembre hasta las 00.00 horas del miércoles 5 de diciembre, Galicia estará cerrada perimetralmente. La Xunta considera - Marta Vázquez Rodríguez - Europa Press - Archivo

BRUSELAS, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Interior de la Unión Europea han expresado este jueves la voluntad de priorizar medidas sanitarias como la obligación de test y cuarentenas a los viajeros y coordinar cualquier otra medida restrictiva para evitar la propagación de nuevas cepas del coronavirus, mientras varios Estados miembro cierran sus fronteras a los viajes no esenciales como ha hecho ya Bélgica, estudia Alemania o coordinan España y Portugal.

La comisaria de Interior, Ylva Johansson, ha asegurado en una rueda de prensa tras participar en la reunión de ministros que muchos de ellos han asegurado haber "aprendido la lección en primavera", cuando la descoordinación ante la primera ola de contagios llevó a un cierre caótico de las fronteras interiores, y que los 27 quieren ahora actuar de manera coordinada y primar medidas sanitarias.

En el marco de esa coordinación, ha añadido, espera que los Veintisiete validen este viernes las recomendaciones emitidas por la Comisión Europea esta semana para evitar el cierre total de las fronteras dentro del espacio Schengen, pero se "desaconseje firmemente" todo viaje no esencial para evitar que los viajeros en tránsito contribuyan a una propagación más rápida de la pandemia.

Bruselas pide así que se protejan las actividades del mercado interior para que no se dañe aún más la economía en la Unión Europea, por lo que llama a garantizar el transporte de mercancías y el paso de trabajadores fronterizos, pero alienta también a los gobiernos a tomar medidas para frenar todos los desplazamientos que no sean considerados esenciales.

El ministro portugués de Interior, Eduardo Cabrita, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE este semestre, ha insistido en la misma rueda de prensa en la importancia de que los Estados miembros no pongan en práctica "medidas unilaterales" y que se armonicen las estrategias lo máximo posible, en línea con las recomendaciones de Bruselas.

Cabrita ha aprovechado su intervención para aclarar que las medidas que prepara Portugal y que incluyen la reintroducción de controles en su frontera terrestre con España serán medidas concertadas con el Gobierno de Pedro Sánchez, como ya ocurrió al inicio de la pandemia.

"Portugal fue ejemplo en la articulación con España cuando en marzo establecimos medidas concertadas en nuestra frontera y ciertamente volveremos a hacerlo dentro de la buena concertación con España", ha expresado Cabrita.

En el debate a Veintisiete, el ministro español, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido que las medidas sean "consensuadas, coordinadas y coherentes con las que se aplican dentro del territorio de cada Estado miembro", según un comunicado del Ministerio de Interior.

El titular español ha insistido en que no se utilicen las fronteras interiores para realizar controles que no se vayan a realizar dentro del propio territorio y ha avisado de que "cualquier restablecimiento de controles que necesite durar más de unos días deberá ser proporcionado y objeto de consenso y de coordinación".

FRONTEX DEBE RESPETAR LOS DDHH

La reunión de los ministros europeos ha servido también para hacer balance de las negociaciones para reformar la política de asilo y migración común, sobre la que aún hay posiciones muy alejadas respecto al reparto de la responsabilidad y la solidaridad en la acogida, y Portugal ha anunciado que preparará una reunión de ministros de Interior y Exterior para centrar mejor la reflexión sobre la necesidad de cooperar con países terceros y reforzar la frontera exterior.

También han abordado el mandato de la agencia de control de la frontera exterior de la UE, Frontex, cuyo papel y el de su director está en entredicho por las sospechas de connivencia por parte de agentes bajo el mando europeo en devoluciones en caliente en Hungría y en el mar Egeo.

Sobre este asunto, tanto Cabrita como Johansson han subrayado el rechazo a prácticas ilegales como las expulsiones en caliente y han aseverado que Frontex debe rendir cuentas y asegurarse de que las misiones bajo su mandato se llevan a cabo en pleno respeto de los Derechos fundamentales.

Estas declaraciones se producen un día después de que Frontex anunciara que se retiraba del territorio de Hungría tras la condena en diciembre por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de las prácticas del Gobierno de Viktor Orban para impedir a los migrantes pedir asilo en el país.