Publicado 03/10/2021 12:39CET

Coronavirus.- Alemania constata un nuevo descenso de los contagios COVID y avanza hacia el fin de las restricciones

Archivo - Colegio de primaria en Berlín
Archivo - Colegio de primaria en Berlín - Europa Press/Contacto/Stefan Zeitz - Archivo

Desde el lunes ya no será obligatoria la mascarilla en colegios de primaria de Berlín

BERLÍN, 3 Oct. (DPA/EP) -

El Instituto Robert Koch (RKI) ha informado este domingo de una incidencia del coronavirus de 64,2 por cada 100.000 habitantes, un ligero descenso con respecto al día anterior (64,4), aunque por encima del dato de hace una semana (61,4).

En total, los 16 estados federados alemanes han informado de 6.164 nuevos casos detectados durante la jornada del sábado, por debajo del dato del sábado anterior (7.774). Además se han contabilizado nueve muertes en 24 horas, frente a las 28 de hace una semana.

Desde el inicio de la pandemia el RKI ha informado de 4.252.300 casos contrastados y 93.786 decesos. Los datos reales podrían estar por encima por los casos sin prueba contrastada.

En cuanto a los nuevos pacientes ingresados por 100.000 habitantes en los siete últimos días, el dato utilizado para aplicar restricciones en Alemania, se encuentra en 1,65, la misma cifra que la semana pasada.

FIN DE LA MASCARILLA EN COLEGIOS DE BERLÍN

Ante estos datos, las autoridades estiman que el virus parece estar bajo control y estudian el levantamiento de algunas restricciones. Así, desde este lunes los estudiantes de centros de educación primaria no tendrán que llevar mascarilla en Berlín, una medida aplaudida por la ministra de Familia federal, Christine Lambrecht.

Sin embargo, más de un millar de personas han firmado una petición para mantener la mascarilla. "La mascarilla es un mal menor ante el posible daño que causa el contagio. Nuestros hijos de menos de doce año no tienen ninguna otra protección", ha explicado la responsable de la petición, Julia A. Noack, en declaraciones a DPA.

Noack ha argumentado que es virtualmente imposible mantener la distancia con decenas de alumnos sentados en aulas durante horas. "Sin la mascarilla es imposible evitar el contagio", ha apuntado, al tiempo que ha rechazado por insostenible el argumento de que la COVID-19 no afecta a los niños.

"Existen las infecciones graves. Son más infrecuentes, afortunadamente, pero existen. Y por encima de todo, incluso las infecciones leves tienen secuelas demostrables en la salud y todavía desconocemos su alcance a largo plazo", ha añadido.

AUMENTO DE LAS INFECCIONES RESPIRATORIAS

Mientras, la Asociación Alemana de Pediatras y Médicos de Adolescentes ha alertado de un inusual aumento de las infecciones respiratorias en niños desde el final del verano, en especial entre los menores de seis años.

"Las infecciones se están poniendo al día", ha explicado Jakob Maske, portavoz de la asociación en declaraciones a DPA. Debido a los cierres de las guarderías y a otras medidas para prevenir los contagios de coronavirus durante el invierno y la primavera pasados, los niños no tuvieron contacto con determinados agentes patógenos.

Virus como el respiratorio sinsicial (VRS) son especialmente peligrosos para los bebés prematuros y los niños con enfermedades previas en el primer año de vida.

En consecuencia, los médicos alemanes están preocupados por ofrecer suficiente atención en el presente otoño y el invierno venidero, dado que, según el portavoz, ya es muy difícil de por sí ingresar a pacientes pequeños como internos en los hospitales infantiles. Maske ha alertado de que tampoco se cuenta con suficiente personal de enfermería especializado en cuidados pediátricos.

Israel sí ha informado de brotes más extendidos de VRS entre la población infantil en mayo pasado, como también lo hicieron Estados Unidos, Australia y Japón.

Por esta razón, el RKI alertó en verano sobre una posible situación similar en Alemania con la llegada de la estación más fría. Así, el RKI ha informado de que en septiembre los hospitales alemanes registraron cada semana el doble de ingresos de niños de uno a cuatro años con infecciones respiratorias que en los años anteriores a la pandemia.

Contador