Publicado 03/01/2021 13:22CET

Coronavirus.- La AP trabaja contrarreloj para acelerar la llegada de las vacunas a los territorios ocupados

17 December 2020, Palestinian Territories, Gaza: Police officers impose a 48-hour curfew to prevent the spread of the coronavirus (COVID-19) disease. Photo: Abed Alrahman Alkahlout/Quds Net News via ZUMA Wire/dpa
17 December 2020, Palestinian Territories, Gaza: Police officers impose a 48-hour curfew to prevent the spread of the coronavirus (COVID-19) disease. Photo: Abed Alrahman Alkahlout/Quds Net News via ZUMA Wire/dpa - Abed Alrahman Alkahlout/Quds Net / DPA

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Autoridad Palestina está trabajando para garantizar la llegada de las vacunas contra el coronavirus en las próximas semanas, según las previsiones más optimistas, aunque los responsables sanitarios creen que las inyecciones no estarán plenamente disponibles hasta el mes que viene.

El Gobierno palestino actúa limitado por la falta de efectivo y por las propias limitaciones de su influencia en el enclave de Gaza, controlado por el movimiento islamista Hamás, en un momento en que los territorios palestinos registran 140.000 casos y casi 1.500 fallecidos en medio de una precaria infraestructura sanitaria.

El director general del Ministerio de Sanidad palestino, Ali Abed Rabbo, ha estimado en declaraciones a 'The Guardian' que las primeras vacunas probablemente llegarían en febrero a través de la iniciativa internacional Covax, liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinada a ayudar a los países más pobres, que se ha comprometido a vacunar como mínimo al 20 por ciento de los palestinos.

Sin embargo, las vacunas Covax aún no han obtenido la aprobación de "uso de emergencia" de la OMS, una condición previa para que comience la distribución.

El jefe de la oficina de la OMS en Jerusalén, Gerald Rockenschaub, explica que la llegada de la vacuna podría ocurrir "desde principios hasta mediados de 2021", y se espera que el resto de las dosis llegue a través de acuerdos con compañías farmacéuticas, pero aparentemente no se ha firmado ninguna hasta el momento.

A pesar de la demora, la Autoridad Palestina no ha pedido oficialmente ayuda a Israel. La coordinación entre las dos partes se detuvo el año pasado después de que el presidente palestino cortara los lazos diplomáticos durante varios meses.

Rabbo ha confirmado que han ocurrido "sesiones informativas" con Israel pero ha puntualizado que "hasta este momento, no hay acuerdo, y no podemos decir que haya algo práctico en el terreno al respecto".

Los funcionarios israelíes han sugerido que podrían proporcionar vacunas excedentes a los palestinos y afirman que no son responsables de los palestinos en Cisjordania y Gaza. En este sentido, Israel remite a acuerdos provisionales de la década de 1990 que requerían que la AP observara los estándares internacionales de vacunación.

Esos acuerdos, no obstante, preveían un acuerdo de paz más completo a cinco años vista, un evento que nunca ocurrió. Casi tres décadas después, grupos de Derechos Humanos israelíes, palestinos e internacionales han acusado a Israel de eludir las obligaciones morales, humanitarias y legales como potencia ocupante durante la pandemia.

En Gaza, un enclave empobrecido por el bloqueo israelí, el plazo podría ser incluso más largo que en Cisjordania. Los gobernantes islamistas no han podido contener el virus y son enemigos de Israel y rivales políticos de la Autoridad Palestina.

Con todo, el jefe de la oficina de prensa de Hamás, Salama Maruf, ha estimado que las vacunas llegarían "en dos meses", y ha señalado que hay coordinación con la OMS y la Autoridad Palestina.

Contador