Publicado 07/02/2021 16:21CET

Coronavirus.- Austria endurece los controles con sus países vecinos para contener la propagación del coronavirus

15 May 2020, Bavaria, Griesen: An employee of the road maintenance department removes a "no entry" traffic sign at the Griesen border crossing and carries it to the car. At midnight, many borders with neighbouring Austria were reopened  after a two-month
15 May 2020, Bavaria, Griesen: An employee of the road maintenance department removes a "no entry" traffic sign at the Griesen border crossing and carries it to the car. At midnight, many borders with neighbouring Austria were reopened after a two-month - Angelika Warmuth/dpa - Archivo

VIENA, 7 Feb. (DPA/EP) -

El Gobierno austriaco ha anunciado este domingo que intensificará sus restricciones sobre el paso por sus fronteras a partir este lunes con la presentación obligatoria y sin excepciones de una prueba negativa de coronavirus, en un esfuerzo por limitar los viajes en la medida de lo posible ante la pandemia.

"Los controles fronterizos son una especie de rompeolas para las cadenas de infección que se están volviendo más peligrosas en este momento debido a las mutaciones del virus", ha explicado el ministro del Interior, Karl Nehammer.

Así, las inspecciones aleatorias que Austria ha estado realizando en sus fronteras con Hungría, Eslovenia, Eslovaquia y la República Checa hasta ahora se intensificarán significativamente. Las personas que vienen de otros países vecinos (Alemania, Italia, Suiza y Liechtenstein) también estarán sujetas a restricciones fronterizas más estrictas.

De esta forma, todo viajero que intente cruzar la frontera deberá presentar una prueba de coronavirus negativa, sin excepciones.

También se debe observar una cuarentena de 10 días, y se han eliminado las pruebas de coronavirus gratuitas después de cinco días. Los viajeros ahora tendrán que registrarse en línea y mostrar una prueba de coronavirus negativa semanalmente.

Después de múltiples informes de turistas de esquí que encuentran agujeros legales en las reglas de entrada del coronavirus del país, las autoridades han extendido estas restricciones a las inspecciones en las estaciones. "En tiempos de pandemia, es importante reducir los viajes al mínimo absoluto", ha añadido Nehammer.

Desde que comenzaron los controles fronterizos en diciembre, tres millones de personas han sido inspeccionadas y 200.000 puestas en cuarentena, según las cifras del Ministerio del Interior.

El país ha registrado unos 420.000 casos y casi 8.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia.