Publicado 17/12/2020 18:36CET

Coronavirus.- La Autoridad Palestina anuncia una batería de restricciones a causa del aumento de casos de coronavirus

Una calle de la ciudad cisjordana de Nablús durante la pandemia de coronavirus
Una calle de la ciudad cisjordana de Nablús durante la pandemia de coronavirus - Shadi Jarar'ah/APA Images via ZU / DPA - Archivo

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro palestino, Mohamad Shtayé, ha anunciado este jueves una batería de nuevas restricciones a causa del aumento de casos de coronavirus que incluyen el cierre de centros educativos y la prohibición de la entrada de palestinos en los Territorios Palestinos desde Israel durante un periodo de dos semanas.

Shtayé ha indicado en rueda de prensa que a partir del domingo serán cerradas las escuelas públicas y privadas, así como institutos y universidades, al tiempo que ha agregado que los palestinos que trabajen en Israel tendrán que buscarse alojamiento allí ante la imposibilidad de que vuelvan a sus hogares habituales.

Asimismo, ha adelantado que se procederá al cierre de toda gobernación, aldea, ciudad o campamento de refugiados en el que haya un número elevado de contagios, antes de agregar que queda suspendido el transporte entre gobernaciones, según ha informado la agencia palestina de noticias WAFA.

El primer ministro palestino ha manifestado además que el toque de queda en vigor entre las 19.00 y las 6.00 horas (hora local) en Cisjordania será ampliado dos semanas, mientras que ha señalado que el movimiento de las personas durante el viernes y el sábado queda prohibido, salvo para acudir a comprar medicamentos y alimentos.

Las restricciones implican igualmente el cierre de centros deportivos, peluquerías, restaurantes y cafeterías, si bien estos dos últimos lugares tienen permiso para realizar envíos a domicilio. Las instituciones y empresas privadas que sigan abiertas tendrán que operar con un máximo del 30 por ciento de su plantilla en modelo presencial.

Asimismo, ha confirmado la prohibición de la celebración de bodas, funerales y otras concentraciones, mientras que bancos y tribunales tendrán que operar para casos de emergencia y garantizando que en ambos está presente la mínima cantidad de personas necesaria para los procedimientos.

Por otra parte, Shtayé ha desvelado que las autoridades palestinas empezarán a desembolsar fondos por valor de trece millones de dólares (cerca de 10,6 millones de euros) para compensar a los trabajadores por estos cierres, al tiempo que ha pedido a los gobernadores y las fuerzas de seguridad que apliquen las restricciones.

El anuncio ha llegado horas después de que el Ministerio de Sanidad palestino confirmara otros 2.149 casos de coronavirus durante las últimas 24 horas, incluidos 1.105 en la Franja de Gaza, lo que supone la cifra más alta desde el inicio de la pandemia.

La portavoz del Ministerio de Sanidad palestino, Mai al Kailé, ha resaltado que esta cifra no tiene cuenta los contagios en Jerusalén Este, de los que no hay cifras para esta jornada, al tiempo que ha señalado que durante las últimas 24 horas han muerto 18 personas, incluidas doce en la Franja.

La propagación del virus en la Franja de Gaza fue relativamente baja al inicio de la pandemia, si bien se ha acelerado durante las últimas semanas, haciendo saltar las alarmas en torno a la situación de los cerca de dos millones de personas que viven en la zona en unas condiciones humanitarias precarias.

Hamás controla la Franja de Gaza desde 2007, a raíz de una separación administrativa tras su victoria en las legislativas de 2006. La victoria del movimiento islamista en los comicios provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.

Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja, sin que los contactos hayan derivado en una reunificación.