Publicado 19/09/2020 12:51CET

Coronavirus.- Birmana descarta posponer las elecciones previstas para el 8 de noviembre

Coronavirus.- Birmana descarta posponer las elecciones previstas para el 8 de no
Coronavirus.- Birmana descarta posponer las elecciones previstas para el 8 de no - U AUNG / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Myint Naing, alto cargo de la Comisión Electoral de Birmania, ha confirmado este sábado que las autoridades del país descartan posponer las elecciones generales previstas para el 8 de noviembre a pesar de la pandemia de coronavirus.

En este sentido, ha explicado que los comicios se llevarán a cabo tal y como estaba planeado, garantizando las medidas de distancia social y de higiene en los colegios electorales del país.

"No tenemos plan alguno de posponer las elecciones por motivos sanitarios", ha especificado en una rueda de prensa. Así, Myint ha manifestado que la Comisión ha puesto en marcha un plan para prevenir la expansión del virus en los centros de votación.

La líder 'de facto' de Birmania, Aung San Suu Kyi, ha estado sometida a una fuerte presión para retrasar las elecciones debido al coronavirus, especialmente después de que el aumento de los casos resultara en la imposición de medidas más restrictivas en algunas zonas del país.

Los partidos de la oposición, con el Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo a la cabeza, han solicitado esta semana a la Comisión Electoral que aplace los comicios por el rebrote, argumentando que temen que los mítines y otros actos de campaña puedan provocar más contagios y que muchos electores no puedan acudir a votar.

No obstante, está previsto que el número de centros de votación aumente a más de 50.000, por encima de los 40.000 que estaban previstos. El partido gubernamental, la Liga Nacional para la Democracia (LND), es partidaria de que las elecciones se mantengan en la fecha prevista y Suu Kyi sostiene que la pandemia puede contenerse con estrictas medidas de distanciamiento social.

El partido de Suu Kyi, que parte como favorito, sostiene que aplazar la votación podría provocar inestabilidad política, ya que la Constitución no permite un retraso de más de dos meses.