Publicado 05/04/2021 03:54CET

Coronavirus.- Brasil confirma más de 31.300 nuevos positivos de coronavirus y se acerca a los 13 millones de casos

02 April 2021, Spain, Madrid: A banner saying 'Genocidal Bolsonaro' put up by Brazilian citizens at the Madrid Rio park during a commemorative act to remember the hundreds of deaths of people from the Coronavirus (Covid-19) pandemic in Brazil. Photo: Dieg
02 April 2021, Spain, Madrid: A banner saying 'Genocidal Bolsonaro' put up by Brazilian citizens at the Madrid Rio park during a commemorative act to remember the hundreds of deaths of people from the Coronavirus (Covid-19) pandemic in Brazil. Photo: Dieg - Diego Radames/SOPA Images via ZU / DPA

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Salud brasileño ha confirmado este domingo 31.359 casos de coronavirus, mientras que el total de personas que se han contagiado de la enfermedad en el país roza los 13 millones.

En concreto, son 12.984.956 los contagios registrados por el momento, de los cuales 11.357.521 son pacientes que han logrado superar el virus mientras que otros 1.296.002 siguen siendo casos activos.

La COVID-19 ha dejado 331.433 fallecidos en Brasil desde que estalló la pandemia, de los cuales 1.240 son muertes registradas en las últimas 24 horas.

Este domingo la Policía ha detenido a un hombre que presuntamente habría robado cilindros de oxígeno durante la grave crisis de suministro que vivió la ciudad de Manaos, en el estado de Amazonas, hace unos meses.

El sospechoso era un voluntario de una ONG, donde habría ingresado para robar, que transportaba los cilindros donados al estado a los hospitales, informa el portal de noticias brasileño G1.

Este hurto se habría producido durante los días más críticos de la crisis sanitaria en Manaos, cuando se agotó el oxígeno en los principales hospitales y el sistema sanitario de Amazonas colapsó.

La delegada general de la Policía Civil de Amazonas, Emília Ferraz, ha subrayado que el acusado "se infiltró en una organización sin fines de lucro. Y a partir de ahí empezó a desviar oxígeno y revenderlo a precios desorbitados, aprovechando la desgracia ajena, la necesidad de que otros consumieran oxígeno".

Contador