Publicado 19/05/2020 19:18:41 +02:00CET

Coronavirus.- Bruselas baraja nuevas ayudas sin condiciones para Turquía frente al coronavirus

BRUSELAS, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea baraja destinar nuevos fondos a Turquía para lidiar con la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, en una ayuda humanitaria que no tendrá condicionalidad, puesto que eso podría dañar a la sociedad civil que es la que se beneficia de estos programas.

Así se ha expresado el comisario de Ampliación y Vecindad, Oliver Varhelyi, en una comparecencia en el Parlamento Europeo en la que ha indicado que Bruselas está "identificando" nuevas partidas para una nueva ayuda en el contexto del coronavirus y para ello mantiene contactos con las autoridades turcas. Esto se uniría a los 8,5 millones de euros redirigidos al inicio de la pandemia

Ante las preguntas de los eurodiputados, Varhelyi se ha mostrado contrario a establecer condicionalidad basada en el respeto al Estado de Derecho, entendiendo que este tipo de cláusulas al final pueden ir en perjuicio de la sociedad a la que se pretende ayudar. "Estos fondos se dan a la sociedad civil y eso sería contraproducente, provocaría lo contrario de lo que se quiere si se insiste en la condicionalidad y les aplicaríamos un castigo a las organizaciones", ha dicho.

Este programa de ayuda de la UE llegaría pese a las tiranteces en la relación con Turquía, con las continuas prospecciones petrolíferas en aguas de Chipre, su papel en el conflicto de Libia o el pulso migratorio con la UE que ha recordado el propio comisario, quien, de todas maneras, ve la relación con Ankara trascendental para la seguridad y la estabilidad en la región.

Aunque últimamente se hayan registrados episodios negativos, para Varhely la Unión debe revisitar su vínculo con Turquía y reflexionar sobre qué relaciones pueden establecerse en el futuro, ya que Bruselas y Ankara tienen una dependencia mutua. "Dependemos los unos de los otros", ha resumido el comisario húngaro.

Desde hace dos meses el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, trata con las autoridades turcas el estado de las relaciones y revisa cómo mejorarlas, incluyendo el acuerdo migratorio de 2016. El proceso se inició después de la crisis vivida a principios de marzo cuando Ankara señaló, tras una serie de ataques en Siria, que no estaba en disposición de frenar el paso de migrantes hacia Europa.

AYUDAS PARA LA GESTIÓN DE LOS REFUGIADOS

Sobre los aspectos concretos de la ayuda a Turquía, ha señalado que la UE está lista para redirigir más fondos para hacer frente a la pandemia y, en especial, para aliviar a la situación sanitaria de los refugiados que se encuentran en territorio turco. El país acoge a 4 millones de migrantes, algo que Bruselas pone en relieve así como el hecho de que las autoridades turcas hayan demostrado capacidad para atender sus necesidades durante la pandemia.

"Turquía está cumpliendo con la ayuda a los refugiados. Pese a la crisis del coronavirus, siguen prestando ayuda aunque atraviesen dificultades", ha señalado el conservador húngaro, quien ha querido tener palabras positivas a Ankara por su gestión.

Contador