Publicado 30/06/2020 11:56:44 +02:00CET

Coronavirus.- Bruselas bloqueará ayudas públicas que estén condicionadas a la repatriación de empresas

Coronavirus.- Bruselas bloqueará ayudas públicas que estén condicionadas a la re
Coronavirus.- Bruselas bloqueará ayudas públicas que estén condicionadas a la re - GESTAMP - Archivo

BRUSELAS, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea bloqueará cualquier ayuda pública ofrecida por un gobierno comunitario a una empresa para atajar las consecuencias de la pandemia de Covid-19 si está condicionada a la relocalización de la actividad de la sociadad al país que concede el apoyo público.

Así consta en la nueva flexibilización de las reglas europeas sobre ayudas de Estado que adoptó este lunes el Ejecutivo comunitario. En esta nueva modificación, Bruselas señala que las ayuda "no estará condicionada al traslado de una actividad de producción o de otra actividad del beneficiario desde otro país perteneciente al Espacio Económico Europeo (EEE) al territorio del Estado miembro que concede la ayuda".

Esta condición, añade el texto, "parece que sería perniciosa para el mercado interior", y eso "con independencia del número de puestos de trabajo perdidos realmente con el establecimiento inicial del beneficiario" en el mercado único.

Preguntada por esta enmienda, una portavoz del Ejecutivo comunitario ha explicado a Europa Press que incluir este tipo de condiciones en las ayudas de Estado concedidas en el marco de la pandemia sería "particularmente dañino" para el mercado interior y "la Comisión no puede aprobar ayudas que distorsionen injustificadamente la competencia" en la UE.

Esta aclaración se enmarca en la tercera enmienda al Marco Temporal de Ayudas de Estado que Bruselas ha aprobado formalmente tras haber lanzado una consulta a los Estados miembros al respecto el pasado 12 de junio.

La nueva flexibilización de las reglas comunitarias sobre ayudas de Estado busca incentivar al sector privado a participar junto con gobiernos en la recapitalización de empresas afectadas por la pandemia de Covid-19.

En concreto, si un Estado miembro concede ayudas para la recapitalización de una empresa, pero los inversores privados contribuyen también "de forma significativa" con al menos un 30% del nuevo capital, la prohibición de adquisición y la limitación de remuneración de directivos se reduce a tres años.

Además, se levantaría la prohibición de repartir dividendos para los nuevos y antiguos accionistas si la participación de los segundos queda reducida a menos de un 10% del capital social de la compañía.

Los cambios, además, extienden el alcance de las ayudas públicas permitidas de manera extraordinaria a raíz de la pandemia para que los Estados miembros puedan dar ayudas a microempresas y 'start-ups' aunque ya estuvieran en problemas antes del 31 de diciembre de 2019, algo que no permite para el resto de compañías.

Contador