Publicado 23/04/2021 18:26CET

Coronavirus.- Chipre impone un confinamiento de dos semanas para frenar la propagación de la COVID-19

Archivo - El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades.
Archivo - El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades. - Dario Pignatelli/European Counci / DPA - Archivo

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Chipre ha impuesto este viernes un confinamiento de dos semanas para frenar la expansión de la COVID-19, que en estos momentos amenaza con colapsar el sistema sanitario del país.

En concreto, el confinamiento se extenderá desde este lunes hasta el 9 de mayo. "No podemos permanecer indiferentes ante el creciente número de infecciones y la intensa presión en el sistema sanitario debido al gran número de hospitalizaciones", ha justificado el ministro de Salud, Constantinos Ioannou, que ha reiterado que la situación requiere "decisiones difíciles y medidas drásticas".

Entre las restricciones a implementar se encuentra un toque de queda que regirá entre las 21.00 horas y las 5.00, excepto por motivos sanitarios y las personas que tengan que salir de sus domicilios para trabajar. Además, las reuniones de cualquier tipo se han prohibido y se ha suspendido el funcionamiento de la restauración, también en centros comerciales, excepto para recoger y llevar.

Las tiendas, excepto las que venden alimentos u otros productos esenciales, también tendrán que cerrar sus puertas, igual que los teatros, los cines, los gimnasios, las peluquerías y las barberías.

En el sábado de Pascua en Chipre, que se celebra el 1 de mayo, no regirán las restricciones y las personas de dos núcleos familiares distintos podrán reunirse en los hogares siempre que el número de asistentes no supere las diez personas, menores incluidos, ha recogido el diario 'Cyprus Mail'. Este día, los fieles también podrán acudir a los lugares de culto si siguen las medidas sanitarias.

El confinamiento se levantará el 10 de mayo, pero para visitar lugares que se presten a las aglomeraciones será necesario presentar una prueba diagnósticas de la COVID-19 negativa, estar vacunado o haber pasado la enfermedad en los últimos tres meses. Entre estos lugares destacan los gimnasios, las tiendas o los teatros.

El titular de la cartera sanitaria ha explicado que la situación epidemiológica en Chipre se ha agravado por la presencia de la variante británica del SARS-CoV-2. Hasta el momento, las autoridades sanitarias chipriotas han contabilizado cerca de 60.000 personas contagiadas de COVID-19, incluidas casi 300 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

Contador