Publicado 02/12/2020 23:45CET

Coronavirus.- CICR reclama "medidas" para que personas afectadas por conflictos accedan a la vacuna contra la COVID-19

Un niño en una escuela destruida por el conflicto en el este de Ucrania
Un niño en una escuela destruida por el conflicto en el este de Ucrania - UNICEF/CHRISTOPHER MORRIS VII PHOTO - Archivo

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha reclamado este miércoles "medidas" para que las personas afectadas por conflictos armados y otras situaciones de violencia no queden "olvidadas" a la hora de acceder a la vacuna contra la COVID-19.

El CICR ha recordado que, para las personas que viven en zonas de conflicto, suele ser "difícil o imposible" acceder a los servicios de salud básicos, antes de señalar que "estas personas también son vulnerables a la COVID-19 y merecen ser protegidas contra esa grave amenaza".

Según el CICR, más de 60 millones de personas que viven en zonas controladas por grupos armados no estatales corren el riesgo de no ser incluidas en los marcos nacionales de distribución de la vacuna.

Además, las comunidades marginadas, en particular, las personas internamente desplazadas, migrantes, solicitantes de asilo y detenidas, también deben ser incluidas en los programas nacionales de vacunación y reconocidas como personas que necesitan la protección sanitaria que ofrecerá la vacuna.

"El personal de salud y toda persona con un sistema inmune comprometido en zonas afectadas por conflictos armados sufre la doble carga del conflicto y de la COVID-19 en lugares a menudo olvidados y desatendidos", ha lamentado el director general del CICR, Robert Mardini, que ha agregado que estas personas "deben tener el mismo derecho y acceso a la vacuna que las demás".

El CICR ha destacado que, en contextos de conflicto, la distribución de la vacuna podría verse obstaculizada por una capacidad sanitaria reducida debido a la interrupción o la destrucción de los servicios de salud, la falta de personal sanitario, una infraestructura precaria y disputas por las fronteras.

La tarea de llegar a las líneas del frente y a zonas controladas por grupos armados no estatales no está exenta de complicaciones, como diversas dificultades logísticas, la necesidad de contar con permisos de viaje y la disponibilidad reducida de electricidad y refrigeración. Las medidas restrictivas y las sanciones también pueden impedir el acceso a esas zonas.

El organismo ha hecho una serie de peticiones en este sentido, como que las partes en conflicto faciliten el acceso de las poblaciones que están bajo su control a la vacuna, así como la labor de las organizaciones humanitarias y el personal de salud a cargo de la vacunación

Por otra parte, ha reclamado a los estados que "mantengan y fortalezcan" los servicios de salud esenciales y las campañas de vacunación de rutina.

En muchos países, las campañas de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis han sido suspendidas, y al menos 80 millones de niños menores de un año corren el riesgo de contraer enfermedades con una tasa de mortalidad significativa, como el sarampión, la difteria y la poliomielitis.

En este contexto, el CICR ha trasladado que, junto con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, apoyará a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, ya que tienen una función "clave" en la implementación de los programas de vacunación y distribución de la vacuna contra la COVID-19 en sus respectivos países.

"Junto con sus socios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, el CICR está listo para contribuir a la distribución de la vacuna contra la COVID-19, especialmente en zonas afectadas por conflictos, en las zonas aledañas a las líneas del frente, que suelen quedar relegadas, y en los lugares de detención", ha precisado Mardini. "También daremos prioridad a las vacunaciones de rutina y trabajaremos para brindar información fiable sobre las vacunas", ha garantizado.