Publicado 19/03/2021 17:27CET

Coronavirus.- La Comisión Europea insta a Bélgica a reabrir su frontera interior a viajes no esenciales

HANDOUT - 17 March 2021, Belgium, Brussels: European Commission President Ursula von der Leyen (C) attends a press conference on the Commission's response to COVID-19 and the EU new vaccine certificate. The European Commission on Wednesday proposed the in
HANDOUT - 17 March 2021, Belgium, Brussels: European Commission President Ursula von der Leyen (C) attends a press conference on the Commission's response to COVID-19 and the EU new vaccine certificate. The European Commission on Wednesday proposed the in - Etienne Ansotte/European Commiss / DPA

BRUSELAS, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha instado este viernes a Bélgica a reabrir su frontera interior a los viajes no esenciales entre países de la Unión Europea, después de que el Gobierno federal decidiera a finales de enero cerrar el paso al turismo en un intento por contener los contagios de coronavirus que Bruselas interpreta como una medida desproporcionada.

Así se lo ha trasladado el comisario de Justicia, el liberal belga Didier Reynders, a la ministra de Interior belga, Annelies Verlinden, en una conversación telefónica para recordar a las autoridades belgas su obligación de respetar el principio de libre circulación dentro de la Unión Europea.

Reynders ha exigido a la ministra de Interior "una fecha para el final de la prohibición" de los viajes no esenciales y también que opte por medidas más comedidas, como son la exigencia de test negativo para viajar o el respeto de una cuarentena al llegar a destino, según ha indicado el comisario en su cuenta de Twitter.

Bruselas ha repetido durante toda la pandemia que no ve con buenos ojos el cierre de fronteras dentro del espacio de libre circulación Schengen porque no cree que sea una medida efectiva y así se lo trasladó al Gobierno de Alexander de Croo cuando éste decidió restringir el paso en su frontera.

En los primeros contactos, las autoridades belgas trasladaron a Reynders que relajarían las restricciones fronterizas a partir del 1 de abril, pero tras esa comunicación el Ejecutivo comunitario vio con sorpresa cómo el Gobierno belga anunciaba que prorrogaba el cierre al menos hasta mediados de abril.