Publicado 15/02/2021 15:31CET

Coronavirus.- Dinamarca endurece los requisitos de entrada con Alemania y Suecia por las variantes del coronavirus

24 October 2020, Schleswig-Holstein, Flensburg: Vehicles drive past the borders near Flensburg from Germany into Denmark. As of Saturday entry from Germany has been subjected to restrictions after Denmark declared Germany as a risk country amid the rising
24 October 2020, Schleswig-Holstein, Flensburg: Vehicles drive past the borders near Flensburg from Germany into Denmark. As of Saturday entry from Germany has been subjected to restrictions after Denmark declared Germany as a risk country amid the rising - Gregor Fischer/dpa - Archivo

COPENHAGE, 15 Feb. (DPA/EP) -

El Gobierno de Dinamarca ha endurecido los requisitos de entrada al país para los viajeros procedentes de Alemania y Suecia con el objetivo de detener la propagación de las variantes del SARS-CoV-2, que se transmiten con más facilidad.

Así, desde este miércoles, los viajeros de las regiones fronterizas con Dinamarca del norte de Alemania y el sur de Suecia deberán presentar una prueba diagnóstica de la COVID-19 negativa que no tenga más de 72 horas de antigüedad, incluso cuando la persona en cuestión necesite entrar en el país por un motivo esencial. Hasta el momento, para entrar en Dinamarca era suficiente presentar un test cuya antigüedad no superara los siete días.

Las restricciones de entrada también se han endurecido para las personas, incluidos los daneses, que trabajen en Dinamarca o proporcionen un servicio allí, visiten a un familiar cercano o residan en las regiones fronterizas.

Ahora, y de igual forma, tendrán que presentar una prueba negativa realizada en las 72 horas anteriores, según han informado los ministerios de Justicia y Salud daneses en un comunicado conjunto.

"Es importante proteger Dinamarca de las variantes del virus que pueden crear gran incertidumbre durante la epidemia", ha señalado el ministro de Salud, Magnus Heunicke.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias danesas han registrado más de 205.000 personas contagiadas de la COVID-19, incluidas más de 2.300 víctimas mortales a causa de la enfermedad.