Publicado 03/05/2021 19:22CET

Coronavirus.- Duterte recibe la primera dosis de la china Sinopharm pese a no tener el aval para su uso de emergencia

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. - XINHUA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha recibido este lunes la primera dosis de la vacuna desarrollada por la compañía china Sinopharm, a pesar de que todavía no cuenta con la autorización para su uso de emergencia en el país.

"Me siento bien y he estado esperando la inyección de esta vacuna desde hace mucho tiempo", ha dicho Duterte antes de recibir la primera dosis por parte del ministro de Salud, Francisco Duque, tal y como ha mostrado en sus redes sociales uno de los principales asistentes del presidente filipino, el senador Christopher 'Bong' Go.

Duterte, ha explicado 'Bong' Go en su cuenta de Facebook, "no sólo se ha vacunado para proteger su salud de la COVID-19, sino también para animar al resto de la población a vacunarse" y ha defendido que haya recibido ya la primera dosis de la vacuna, pues se encuentra dentro de la población de riesgo.

'Bong' Go ha contado que el presidente filipino, así como su equipo de seguridad, han recibido la vacuna de Sinopharm después de una evaluación de su médico personal, aunque todavía esté en tramitación para que su uso de emergencia esté permitido en el país.

La acción de Duterte se produce en un contexto en el que seis de cada diez filipinos dudan si administrarse o no la vacuna contra el coronavirus, alegando motivos de seguridad, según una serie de encuestas realizadas en febrero y marzo de este año de las que se hicieron eco los medios locales.

Duterte ha querido enfatizar después de recibir la primera inyección que la pandemia "no es un juego" y ha subrayado durante un discurso emitido por la televisión pública la necesidad de vacunarse, pues en caso de contraer la enfermedad, "no hay forma de saber si se verá la luz al día siguiente".

Con la dosis que ha recibido Duterte, son ya algo más de 1,8 millones de habitantes quienes han recibido al menos el primer pinchazo. Filipinas, que cuenta con una población de unos 110 millones de personas repartidas en más de 7.000 islas montañosas y con frondosas selvas tropicales, aspira a vacunar a unas 70 millones de personas para antes de final de año.

No obstante, las autoridades sanitarias y el Gobierno están teniendo dificultades a la hora de hacer acopio de vacunas y de momento disponen de unas cuatro millones de dosis aproximadamente, la mayoría de ellas de la también farmacéutica china Sinovac.

Hasta el momento, se han diagnosticado más de 1,06 millones de casos acumulados, después de los 7.255 que se han confirmado este lunes, mientras que el número de fallecidos ha ascendido a los 17.525.

Contador