Publicado 25/02/2021 12:37CET

Coronavirus.- Finlandia apunta a un endurecimiento de las restricciones para "controlar" la pandemia de COVID-19

25 February 2021, Finland, Helsinki: Sanna Marin, Prime Minister of Finland, speaks during a press conference. The Finnish government on Thursday said it would close restaurants and bars for three weeks in March to counter a deteriorating epidemiological
25 February 2021, Finland, Helsinki: Sanna Marin, Prime Minister of Finland, speaks during a press conference. The Finnish government on Thursday said it would close restaurants and bars for three weeks in March to counter a deteriorating epidemiological - Antti Aimo-Koivisto/Lehtikuva/dp / DPA

HELSINKI, 25 Feb. (DPA/EP) -

El Gobierno de Finlandia ha avanzado este jueves su intención de clausurar bares y restaurantes durante tres semanas a partir de marzo para "controlar" la situación de la pandemia de COVID-19 en el país.

"Las herramientas previamente disponibles en Finlandia ya no son suficientes para controlar la situación", ha alertado la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, en una rueda de prensa en la que ha abordado la necesidad de activar el estado de emergencia en la nación europea.

En concreto, Marin ha detallado que los restaurantes estarían autorizados a ofrecer menús para llevar. Además, ha señalado que el Gobierno prevé rebajar el número de personas que pueden reunirse en exteriores de diez a seis entre el 8 de marzo y el 28 del mismo mes.

Por otro lado, los alumnos finlandeses de más de 13 años tendrán que dar sus clases de forma remota en la mayoría del país, mientras que sus actividades de ocio se verán temporalmente suspendidas.

Marin y algunos miembros de su Gabinete han hecho hincapié en que las medidas, concebidas para la mayoría de las regiones finlandesas, son necesarias debido al aumento de infecciones vinculadas a las mutaciones del SARS-CoV-2, que se transmiten con mayor facilidad.

La mandataria ha reconocido que teme que la ciudadanía se "fatigue" por las medidas para frenar la pandemia, pero ha subrayado la necesidad de "mantener el rumbo, ya que la situación se agrava".

Por su parte, la ministra de Justicia, Anna-Maja Henriksson, ha aclarado que, por ahora, no hay intención de imponer un toque de queda o de limitar los viajes entre regiones finlandesas.

En el contexto europeo, Finlandia ha sido uno de los países menos afectados por la pandemia de COVID-19, pero las cifras están aumentando.

La incidencia se situó la semana pasada en 62 casos por 100.000 habitantes, frente a los 46 de la semana anterior, según los datos proporcionados por las autoridades sanitarias del país europeo. Hasta ahora se han confirmado unos 55.000 contagios en total, incluidas 737 víctimas mortales a causa de la enfermedad.