Publicado 12/04/2021 14:19CET

Coronavirus.- Francia abre este lunes la vacunación contra la COVID-19 para los mayores de 55 años sin enfermedades

Archivo - 22 January 2021, France, Paris: A patient is vaccinated at the Olympe de Gouges vaccination center in the 11th district of Paris. Photo: Sadak Souici/Le Pictorium Agency via ZUMA/dpa
Archivo - 22 January 2021, France, Paris: A patient is vaccinated at the Olympe de Gouges vaccination center in the 11th district of Paris. Photo: Sadak Souici/Le Pictorium Agency via ZUMA/dpa - Sadak Souici/Le Pictorium Agency / DPA - Archivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Francia ha ajustado este lunes su campaña de vacunación contra la COVID-19 y ha rebajado la edad mínima para recibir el fármaco a los 55 años y para toda la población, sin necesidad de presentar enfermedades preexistentes.

Hasta este momento, la población cuya edad oscila entre los 55 y los 75 años podían recibir la vacuna contra la COVID-19 si presentaban comorbilidades. Sin embargo, desde esta jornada, este grupo de edad podrá ser inoculado con el inmunizador de AstraZeneca o el de Janssen.

El ministro de Salud de Francia, Olivier Véran, ha justificado la apertura del plan de vacunación como una medida para "ampliar" la inmunización al tiempo que las autoridades luchan contra la desconfianza en la vacuna de AstraZeneca, derivada de la relación del fármaco con casos de trombos muy raros, ha informado el diario 'Le Figaro'.

La vacunación a partir de los 55 años anticipa unos días la ampliación de los grupos de edad prevista por el calendario anunciado a finales de marzo por el presidente, Emmanuel Macron. A partir de este viernes, las vacunas de Pfizer y Moderna también estarán disponibles para las personas mayores de 60 años.

Macron pretendía abrir la vacunación a los mayores de 50 años el 15 de mayo y para los menores de esta edad a mediados de junio. Hasta la fecha, el 65 por ciento de los franceses mayores de 75 años ha recibido al menos una dosis, pero solo el 40 por ciento tiene entre 65 y 74 años. Con 10,7 millones de franceses que han recibido la primera dosis y 3,7 inoculados también con la segunda, la cobertura es todavía insuficiente para frenar la propagación de la COVID-19 en el país europeo.

Por otro lado, Véran ha anunciado durante la jornada que, con el fin de aumentar el número de personas vacunadas, el intervalo entre las dos dosis de Pfizer y Moderna se incrementará de cuatro a seis semanas, a pesar de que la protección con una sola inyección es parcial. La medida, anteriormente recomendada por la Alta Autoridad Sanitaria (HAS) francesa, se hace eco de la estrategia de espaciar las dosis llevada a cabo en Reino Unido.

El espaciamiento, según Véran, "permitirá vacunar más rápidamente sin ver una reducción de la protección, porque la edad media de las personas vacunadas está disminuyendo y el nivel de inmunidad en los menores de 70 años es suficiente para espaciar las dos inyecciones".

Dos semanas después de que Macron anunciara la ampliación de las restricciones en Francia, la incidencia disminuye en todo el país, mientras que las hospitalizaciones generales y en cuidados intensivos también se desaceleran. Hasta el momento, las autoridades sanitarias francesas han contabilizado más de 5,1 millones de contagiados, incluidos cerca de 99.000 fallecidos a causa de la COVID-19.