Publicado 03/12/2020 20:36CET

Coronavirus.- El Gobierno de Brasil se escuda en la recuperación económica para prescindir de las ayudas por la COVID-19

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro - PRESIDENCIA DE BRASIL/ALAN SANTOS - Archivo

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Brasil ha justificado este jueves acabar con las ayudas por el coronavirus dado que el país ha constatado un crecimiento del 7,7 por ciento del Producto Interior Bruto en el tercer trimestre respecto año anterior.

"La fuerte recuperación de la actividad, del empleo formal y del crédito en este semestre pavimentan el camino para que la economía brasileña continúe avanzando en el primer semestre de 2021 sin la necesidad de auxilios de emergencia", ha afirmado el Ministerio de Economía en un comunicado.

Así, ha resaltado que la mejora de las condiciones financieras continuarán impulsando la actividad, principalmente con la reactivación de la agenda de reformas económicas.

Desde el mes de mayo, más de 65 millones de brasileños con empleos informales o desempleados empezaron a recibir ayudas mensuales de 600 reales (unos 100 euros), aunque recientemente el Gobierno redujo el valor a la mitad.

Los expertos señalan que, al margen del beneficio social, las ayudas también han permitido retomar la actividad económica al estimular el consumo de las familias, aunque han agrandado a su vez el déficit público.

Inicialmente el Gobierno barajó la posibilidad de crear un programa social que sustituyera esas ayudas en 2021, pero en las últimas semanas la opción que cobra más fuerza es la de acabar con ellas sin ofrecer alternativa alguna.

El martes, el presidente del país, Jair Bolsonaro, alertó de que las ayudas por el coronavirus no podrán extenderse más allá de 2020 de forma "indefinida" y criticó a aquellos que así lo "pretenden".

El ministro de Economía, Paulo Guedes, y el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, han instado reiteradamente al Gobierno a que vuelva a la austeridad fiscal para garantizar la confianza de los inversionistas.

Se han presentado varias propuestas de reducción de costes al Congreso, pero hasta ahora han avanzado poco debido a que los legisladores se centraron en las elecciones municipales del mes pasado.