Publicado 22/04/2020 10:30:25 +02:00CET

Coronavirus.- El Gobierno chileno desautoriza al ministro de Salud tras decir que suspender las clases fue un "error"

SANTIAGO, 22 Abr. (Agencia Uno/EP) -

El ministro de Salud de Chile, Jaime Mañalich, ha afirmado que el cierre de las escuelas para evitar la propagación del coronavirus "fue un grave error", lo que le ha valido las críticas de sus propios compañeros, que le han desautorizado públicamente defendiendo la suspensión de las clases.

Mañalich ha explicado durante una comparecencia en la Cámara de Diputados que el coronavirus ha tenido un efecto sanitario y, además, consecuencias sobre la vida de los chilenos en distintos ámbitos, incluido el educativo.

Las clases permanecen suspendidas desde mediado de marzo y, aunque el regreso a las aulas estaba previsto inicialmente para el 27 de abril, finalmente no sera así. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció el domingo que las clases se retomarían de forma gradual en el mes de mayo.

"Nunca quisimos, nunca compartimos como Ministerio de Salud la idea de cerrar las escuelas, nunca. Y la evidencia que tenemos ahora acumulada demuestra que efectivamente eso fue un grave error, que dejó a los niños sin vacuna, sin educación, sin comida, sin protección", ha señalado el ministro.

Mañalich ha lamentado que no se pusiesen en marcha los "turnos éticos" prometidos "para proteger a los niños vulnerables" o la utilización de los centros educativos para la administración de vacunas. "Nada de eso ocurrió", ha agregado.

En un mensaje posterior publicado en Twitter, el titular de Salud ha insistido en que el cierre "debería haberse demorado 15 días, para completar vacunación". En el momento en que se tomó la decisión, ha argumentado, "la circulación viral era mínima".

EL GOBIERNO SE DESMARCA

Mañalich ha recibido respuestas de sus propios compañeros de gabinete, incluida la portavoz, Karla Rubilar, quien ha subrayado que "por supuesto que no fue un error" suspender las clases: "Tomamos una buena decisión con los argumentos que habían en ese momento, con la evidencia científica, con lo que decía la comunidad".

Por su parte, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, ha afirmado que la decisión se tomó "escuchando a todos los actores", en la medida en que "en las crisis siempre es complejo tomar decisiones y un gobierno responsable lo hace teniendo todas las cartas sobre la mesa".

En la misma línea, el titular de Interior, Gonzalo Blumel, ha apuntado que el cierre de los centros educativos "contribuyó a avanzar en la senda correcta", aunque como otros ministros ha admitido que en un primer momento hubo discrepancias entre el Ejecutivo central y los alcaldes sobre el programa de vacunación que quedaba pendiente.

Las autoridades chilenas han confirmado más de 10.800 casos de coronavirus, entre ellos al menos 147 fallecidos.