Publicado 08/11/2020 17:04CET

Coronavirus.- Los ingresos en las UCI alcanzan un nuevo máximo en Portugal, que registra casi 5.800 nuevos casos

Turistas con mascarilla en Portimao
Turistas con mascarilla en Portimao - PEDRO FIUZA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Salud (DGS) de Portugal ha confirmado este domingo que 378 personas están recibiendo cuidados intensivos por coronavirus, un nuevo máximo histórico, según un balance en el que se confirman 5.784 casos en las últimas 24 horas, segunda cifra de contagios diarios más alta desde la declaración de la pandemia, y 48 fallecimientos más.

En total, 2.896 personas han fallecido en el país y 179.324 han resultado contagiadas desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con las estimaciones de la DGS recogidas por el diario luso 'Publico'.

A ello hay que añadir 2.522 hospitalizaciones, 102 más que el día anterior y el mayor incremento de ingresos diarios desde el 2 de noviembre.

De los nuevos casos, 3.923 han sido identificados en la región del Norte, donde han fallecido 27 personas en el último día. En la región de Lisboa y el Valle del Tajo, se han registrado 1.073 nuevos casos con 14 defunciones. Las muertes restantes se registraron en las regiones Centro (cuatro), Alentejo (dos) y el Algarve (uno).

Por todo ello, el Gobierno de Portugal ha ampliado el toque de queda durante los fines de semana y regirá entre las 13.00 horas del sábado y el domingo hasta las 5.00 horas (entre las 12.00 y las 4.00 horas en horario peninsular) del domingo y el lunes en los 121 concejos más afectados por la pandemia.

En una rueda de prensa tras un Consejo de Ministros extraordinario, el primer ministro portugués, António Costa, ha señalado que solo habrá "libertad de circulación" por las mañanas y que las medidas se aplicarán los dos próximos fines de semana.

Además, el Gobierno portugués también ha puesto un toque de queda nocturno obligatorio los días de semana entre las 23.00 y las 5.00 horas.

En declaraciones recogidas por la agencia de noticias LUSA, Costa ha reconocido que las medidas son "durísimas" para los restaurantes y comercios, pero que esperan achatar la curva con ellas y "controlar la pandemia" para tener una Navidad "lo más normal posible".

Contador