Publicado 06/07/2020 16:40CET

Coronavirus.- Israel cierra bares y gimnasios y restringe el acceso a sinagogas por el aumento de casos de coronavirus

Jewish Passover holiday in Jerusalem
Jewish Passover holiday in Jerusalem - Ilia Yefimovich/dpa - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Israel ha aprobado este lunes el cierre de bares, clubes y gimnasios y la cancelación de actos culturales, además de restringir la asistencia a sinagogas, en el marco de las medidas destinadas a frenar el repunte de casos de coronavirus registrado en los últimos días, según ha informado el diario 'The Jerusalem Post'.

La decisión del Ejecutivo israelí llega después de que el domingo el Ministerio de Sanidad recomendara el cierre completo de las sinagogas, una opción que ha sido descartada por el Gobierno, que ha optado por la propuesta del Ministerio del Interior de limitar la asistencia a un máximo de 19 personas.

"Se nos requiere que afrontemos la pandemia de coronavirus sobre el terreno", ha asegurado el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al inicio de la reunión gubernamental de este lunes. "La plaga se está extendiendo. Eso está claro como la luz del día. Los número crecen abruptamente cada día y con ellos la cifra de pacientes gravemente enfermos", ha advertido.

Tras señalar que hay unos 90 pacientes gravemente enfermos y que esa cifra "se duplica cada día", el 'premier' israelí ha hecho hincapié en la necesidad de actuar "ahora" porque, en caso contrario, el país tendrá "cientos o quizá miles de pacientes graves en las próximas semanas". "Por eso se nos requiere que adoptemos medidas inmediatas", ha indicado.

El Ministerio de Sanidad ha afirmado que si no se adopta una serie de recomendaciones, la semana que viene la discusión se centrará en si todo el país se somete a un cierre completo. En línea similar se ha manifestado el jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, Meir ben Shabbat. "Estamos a un paso del cierre total", ha advertido.

Las restricciones aprobadas por el Gobierno este lunes contemplan el cierre de bares, clubes, gimnasios y piscinas públicas, así como limitaciones de aforo en restaurantes (20 personas) y sinagogas (19 personas). Las actuaciones artísticas y los actos culturales quedan suspendidos y los eventos deportivos se celebrarán sin público.

Las restricciones aprobadas también afectan a los autobuses, que solo podrán llevar a un máximo de 20 personas por vehículo, a los edificios gubernamentales, que tendrán que tener al 30 por ciento de su plantilla teletrabajando, y a las reuniones sociales, que solo podrán ser de un máximo de 20 personas.

Las restricciones y prohibiciones aprobadas están incluidas en una ley que ahora deberá ser aprobada por el Parlamento en breve. En el caso de que la Knesset no la apruebe en comisión en el plazo de siete días, se podrá habilitar una prórroga de tres días y si pasado ese tiempo no está ratificada, será sometida al pleno cuanto antes. A la espera de la ratificación parlamentaria, las restricciones se aplicarán desde la aprobación por parte del Ejecutivo.

Este lunes por la mañana, la Knesset (el Parlamento unicameral israelí) ha aprobado acelerar una ley para obligar al primer ministro a aumentar las multas por no llevar mascarilla de 200 a 500 shekels (de 51 a 127 euros). Para que se convierta en ley el texto deberá ser aprobado por el pleno.