Publicado 22/08/2020 09:43CET

Coronavirus.- Líbano regresa a la cuarentena parcial por un drástico aumento de los casos tras la explosión de Beirut

Líbano.- La ONU pide recaudar 477 millones de euros para financiar un programa d
Líbano.- La ONU pide recaudar 477 millones de euros para financiar un programa d - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

Líbano ha comenzado este viernes un cierre parcial de dos semanas tras constatar un drástico repunte de casos de coronavirus tras la gran explosión de Beirut de hace dos semanas, de los 5.417 antes de la detonación hasta más de 11.000 en total este viernes, según el último recuento.

Esta cifra llega tras confirmar 628 nuevos casos, que elevan el total de casos registrados desde finales de febrero a 11.580. La pandemia ha causado la muerte de 116 personas en un país que logró limitar la propagación del virus durante los primeros meses.

Muchos negocios están cerrados esta mañana en la capital a pesar de que se ha permitido la apertura de algunos sectores, incluidos bancos, tiendas de comestibles, librerías y farmacias, según informa el portal de noticias libanés Naharnet.

Restaurantes, clubes nocturnos, playas y tiendas de ropa se encuentran entre los negocios que el Ministerio del Interior ha ordenado cerrar.

La máxima autoridad musulmana sunita del país ordenó el cierre de todas las mezquitas y suspendió las oraciones en su interior alrededor del Líbano hasta nuevo aviso.

Los casos de virus ya habían aumentado desde principios de julio, cuando se levantó un cierre anterior y se reabrió el único aeropuerto internacional del Líbano.

A finales de junio, Líbano registró 1.778 casos. Desde entonces, ese número se ha multiplicado más de cinco veces en siete semanas.

Pero las cifras se dispararon dramáticamente después de la explosión del 4 de agosto de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto de Beirut. Más de 180 personas murieron, más de 6.000 resultaron heridas y un cuarto de millón de personas se quedaron con casas no aptas para vivir.

La explosión arrasó los hospitales de la ciudad y también dañó gravemente dos que tenían un papel clave en la gestión de casos de virus.