Publicado 25/01/2021 04:59CET

Coronavirus.- Más de cien detenidos en una protesta contra las restricciones por la COVID-19 en Países Bajos

24 January 2021, Netherlands, Amsterdam: Demonstrators are sprayed by Dutch anti-riot police water cannons at Museumplein during a protest against the lockdown imposed to curb the spread of the coronavirus. Photo: Paulo Amorim/VW Pics via ZUMA Wire/dpa
24 January 2021, Netherlands, Amsterdam: Demonstrators are sprayed by Dutch anti-riot police water cannons at Museumplein during a protest against the lockdown imposed to curb the spread of the coronavirus. Photo: Paulo Amorim/VW Pics via ZUMA Wire/dpa - Paulo Amorim/VW Pics via ZUMA Wi / DPA

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Países Bajos ha informado de la detención de más de un centenar de personas en varias ciudades, con motivo de las protestas que se han producido este domingo en contra de las nuevas restricciones impuestas para frenar la pandemia, que ha dejado ya cerca de 963.000 contagios y más de 13.600 fallecidos.

Al igual que ocurriera la semana pasada, la Policía de Países Bajos ha vuelto a intervenir con contundencia sobre una manifestación no autorizada en la Museumplein, la plaza de los Museos, convocada en contra de las nuevas restricciones contra el coronavirus, utilizando cañones de agua y cargando a caballo y con perros.

En la primera noche con toque de queda la Policía ha tramitado más de 3.600 multas y ha realizado una veintena de detención por violarlo.

Se han registrado episodios de violencia y enfrentamientos con los agentes de la autoridad en al menos diez ciudades, entre ellas Ámsterdam y Eindhoven, en donde también se han lanzado gases lacrimógenos, Venlo, Enschede y Roermond.

Decenas de personas ya protestaron por el toque de queda a última hora de la noche del sábado cuando entró en vigor, arrojando piedras y fuegos artificiales contra los agentes en la pequeña localidad de Urk, al norte de Ámsterdam, ha informado la Policía.

En la ciudad de Stein, en el sureste del país, se registraron enfrentamientos entre la Policía y decenas de jóvenes que participaban en una fiesta ilegal a la que acudieron un centenar de personas.

El toque de queda impuesto recientemente ha entrado en vigor la noche del sábado al domingo y obliga a los ciudadanos, bajo penas que rondan los 95 euros, a permanecer en sus hogares entre las 21:00 y 4:30 del día siguiente, hora local.