Publicado 11/03/2021 19:32CET

Coronavirus.- El ministro de Salud de Eslovaquia dimite tras las críticas por su gestión de la pandemia de COVID-19

Archivo - El ministro de Sanidad de Eslovaquia, Marek Krajci
Archivo - El ministro de Sanidad de Eslovaquia, Marek Krajci - Jakub Kotian/TASR/dpa - Archivo

BRATISLAVA, 11 Mar. (DPA/EP) -

El ministro de Salud de Eslovaquia, Marek Krajci, ha presentado este jueves su dimisión, después de recibir críticas de todo el espectro político del país sobre su gestión de la pandemia de COVID-19.

El ya exministro ha sido acusado de carecer de una estrategia para enfrentarse a la propagación de la pandemia y de fracasar a la hora de mantener la enfermedad bajo control. Las críticas le han llegado desde la coalición gubernamental, compuesta por cuatro partidos, la oposición política y los medios de comunicación.

"Desafortunadamente, los dos partidos más pequeños de la coalición han hecho de mi dimisión una condición para permanecer en el Gobierno", ha indicado Krajci a la prensa en un emotivo discurso.

El primer ministro de Eslovaquia, Igor Matovic, ha anunciado que la dimisión del ministro se hará efectiva una vez que se dilucide quién será su sucesor. Hace unos días, el ministro de Economía y viceprimer ministro eslovaco, Richard Sulik, también pidió la dimisión de Matovic.

Krajci, cardiólogo pediátrico de profesión, estuvo involucrado en asociaciones cristianas hasta que se presentó a las elecciones parlamentarias de 2020, bajo el paraguas de la agrupación política de Matovic.

Como ministro, también ha sido criticado por utilizar la pandemia como excusa para recortar el derecho al aborto y por reemplazar a experimentados directores de hospitales con afines.

Por otro lado, y a pesar de la oposición de sus compañeros de coalición, Krajci y Matovic compraron dosis de la vacuna contra la COVID-19 rusa, Sputnik V, que aún no ha sido aprobada en la Unión Europea. Ambos acudieron a recibir el primer cargamento personalmente.

La primera ola de la pandemia de COVID-19 tuvo en Eslovaquia un efecto relativamente bajo, pero ahora el país ha registrado el mayor número de fallecidos por COVID-19 del mundo en relación a su población. Hasta ahora, las autoridades sanitarias eslovacas han contabilizado más de 331.000 personas contagiadas de COVID-19, incluidas más de 8.200 víctimas mortales a causa de la enfermedad.