Publicado 26/10/2021 21:48CET

Coronavirus.- El presidente de Austria abre las puertas del palacio real para la vacunación contra el coronavirus

HANDOUT - 25 October 2021, Austria, Vienna: Austrian President Alexander Van der Bellen speaks during the recording of his TV address for the National Day in the presidential chancellery in Vienna. Photo: Peter Lechner/BUNDESHEER via APA/dpa - ATTENTION:
HANDOUT - 25 October 2021, Austria, Vienna: Austrian President Alexander Van der Bellen speaks during the recording of his TV address for the National Day in the presidential chancellery in Vienna. Photo: Peter Lechner/BUNDESHEER via APA/dpa - ATTENTION: - Peter Lechner/BUNDESHEER via APA / DPA

VIENA, 26 Oct. (DPA/EP) -

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, ha abierto este martes las puertas de su residencia en Viena para vacunar a los que hasta ahora se habían resistido a inmunizarse contra el coronavirus.

Van der Bellen había invitado a un máximo de 300 personas a que ofrecieran su brazo para recibir la dosis del biológico en las salas del Palacio Imperial de Hofburg, en el centro de la capital austriaca.

Su oficina ha detallado, tras la jornada, que 230 personas se habían inscrito con antelación y que otras tantas han decidido hacer la cola espontáneamente para recibir una dosis de las que han estado administrado los trabajadores del grupo de ayuda Johanniters.

Van der Bellen ha explicado que quería poner su granito de arena para aumentar la aceptación de la vacuna entre la población de Austria, que actualmente cuenta con un 63,7 por ciento de sus ciudadanos completamente vacunados contra el coronavirus.

Algunas personas anti vacunas se han manifestado frente al palacio y han exigido que Austria levante todas las restricciones contra el coronavirus.

La semana pasada se anunció que la mayoría de los empleados de Austria tendrán que demostrar que han sido vacunados, que han dado negativo en pruebas de la enfermedad o que se han recuperado de la COVID-19 a partir del 1 de noviembre.

El viernes, el Gobierno austriaco adelantó que las personas no vacunadas podrían enfrentarse a medidas de confinamiento si la capacidad de los cuidados intensivos en el sistema sanitario empieza a agotarse.

En función de la ocupación de las camas, no se les permitirá ir a los bares ni a los eventos culturales y deportivos. En condiciones extremas, puede que no se les permita salir de casa en absoluto sin una razón válida.