Publicado 23/08/2021 08:44CET

Coronavirus.- El primer ministro de Australia pide a las autoridades locales prepararse para un incremento de casos

Prime Minister Scott Morrison at a press conference in Canberra, Monday, August 23, 2021. (AAP Image/Mick Tsikas) NO ARCHIVING
Prime Minister Scott Morrison at a press conference in Canberra, Monday, August 23, 2021. (AAP Image/Mick Tsikas) NO ARCHIVING - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha pedido a las autoridades locales prepararse para un incremento de casos de COVID-19, al tiempo que ha incidido en el fin de los confinamientos, una vez que la población esté vacunada contra la enfermedad.

Todos los niveles del Gobierno de Australia acordaron hace un mes un plan de reapertura en el marco de la pandemia y para acabar con los confinamientos, que se pondrá en marcha cuando el 80 por ciento de la población esté vacunada.

No obstante, un brote en Sídney ha preocupado a las autoridades australianas y algunos líderes han señalado que, incluso si la población está vacunada, podrían continuar imponiendo confinamientos como una herramienta para detener la propagación de la COVID-19.

En este sentido, Morrison ha indicado que los estados australianos deben prepararse para permitir que las infecciones aumenten y ha expresado su confianza en el plan acordado. "Tenemos que avanzar", ha señalado, según ha recogido ABC News.

"Tenemos que ajustar nuestro marco mental (...) los casos no son el asunto (...) tratar con la enfermedad en estado grave, las hospitalizaciones, las capacidades de las unidades de cuidados intensivos, nuestra capacidad para responder en esas circunstancias tiene que ser nuestra meta", ha agregado, antes de subrayar que, según la información científica con la que cuenta el Ejecutivo, los confinamientos son más dañinos que beneficiosos en un contexto en el que se han alcanzado los objetivos de vacunación.

Hasta ahora, Australia, que ha constatado más de 44.000 contagios y cerca de mil fallecidos desde que comenzó la pandemia, ha administrado más de 17,1 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19.